Google 1/05/12 - 1/06/12 ~ Ultimas noticias press

mayo 29, 2012

el bien a Mallorca y en especial a palma que hace la familia real

Este era el criterio de una chica guía de turismo con la que en Palma conversé en los años críticos de los delitos de Jaume Matas, Urdangarín y demás cofrades. No es ya, con ser grande, el beneficio que la Familia Real aporta a Palma con haberla elegido como su lugar de veraneo, venía a decirme mi interlocutora, sino ante todo que se han propuesto promocionar el turismo con lo que se está construyendo a tal fin y cuanto van a organizar para que esta ciudad tenga rango internacional en el deporte. Y yendo in crescendo la exposición de su sueño, llegó a decirme que Palma llegaría a estar muy pronto a la cabeza del turismo en Europa, con lo que proporcionaban una gran vida a la ciudad. Ella, con su criterio a modo de las cuentas de la lechera, preveía en su localidad laboral una segunda Jauja. Opinaba, y en verdad que no cabía otra opinión, aquí no se equivocaba, eran todos los de la familia los que estaban comprometidos en este propósito y en el palacio de Marivent se celebraban reuniones al efecto.

Volví a visitar Mallorca cuando ya Matas estaba en el punto de mira del huracán, caso Palma Arena que llegaría a Urdangarín y que actualmente está llegando a todos estos supuestos benefactores de Palma y seguros benefactores de sí mismos. En mi segundo viaje me hubiera gustado contactar con mi interlocutora de otrora, y no digamos contactar con ella hoy día. Supongo se habrá extrañado de lo excesivamente crédula que fue, así como también de que se haya sostenido que los pasos dados por Urdangarín en sus… “negocios” sólo de él eran conocidos, ignorándolos incluso su propia esposa la infanta Cristina que ni siquiera se apercibió de su raudo enriquecimiento. Se equivocó mi referida al versar sobre el bien a Palma, éste fue únicamente pro domo sua de los que le hacían creer; no llevaron a Palma al pináculo de la riqueza, pero acertó en cuanto que lo proyectado era del conocimiento de la familia real. Ahora ha aparecido la noticia de que “Marichalar captó clientes para ayudar a Urdangarín en el Valencia Summit”. Bueno, fue una familia unida a excepción de los reyes que llevan treinta y seis años sin hacer vida matrimonial, lo que no es ser un matrimonio ejemplar.

La infanta Cristina estaba en la inopia –no en la indigencia, conocía la riqueza-, ignoraba tan solo los pasos indebidos que para la misma daba su cónyuge. Pero ha quedado descubierto que Marichalar estaba en el ajo; tampoco era asunto que dentro del ámbito familiar se tratara reservadamente, como todo viene a indicar. Cada día van saliendo a la luz, se manifiesta, los tapujos, enredos, asuntos turbios por lo que de momento se halla bajo la Justicia el yerno real que no ha sido excluido de la familia. Y también rectificaciones de palabras –no me refiero ahora del honor ahora sí, y luego no de Urdangarín-, como la negativa de Diego Torres a declarar el 22 de este mes.   
Manuel López Peralta                   

Si te gustó comparte con un clic :

mayo 27, 2012

Extracto de la historia de la pérdida de Gibraltar

El caso de Gibraltar constituye un patente ejemplo de la rapacidad humana. Siempre fue plaza codiciada, ya la había saqueado el pirata Barbarroja. El 25 de abril de 1607 el almirante holandés Jacobo Heenskerk destruyó la escuadra española anclada en el puerto. Durante la Guerra de Sucesión desencadenada a la muerte de Carlos II, el almirante inglés George Rocke y una fuerza de dieciocho mil soldados al mando de príncipe Jorge de Hesse-Darnstadt se apoderaron de dicha península, que sólo contaba para su defensa de setenta hombres y siendo comandante de la plaza el capitán Diego de Salinas que dependía de la autoridad civil, por lo que antes de rendirse, viendo imposible prolongar la batalla, solicitó autorización del Ayuntamiento gibraltareño. La casi totalidad de la población se trasladó al campo inmediato, fundando alrededor de una ermita, consagrada a san Roque, la población de este nombre, que conservó por mucho tiempo el de Ayuntamiento de Gibraltar, cuya bandera guardó.

El Tratado de Utrecht puso fin a la Guerra de Sucesión permitiendo reinar a Felipe V con cuyo monarca se inicia en España la Casa de Borbón. Fue motivada la contienda al negarse el emperador de Alemania a reconocer al mencionado nieto de Luís XIV, el Rey Sol, monarca francés que al advenimiento de aquél al trono español pronunció la famosa frase: “Ya no hay Pirineos”. El oponente fue Carlos, archiduque de Austria, apoyado por Alemania, es decir, por su padre, José I, Inglaterra, Holanda y algunos estados de Italia. España se divide a favor de uno u otro bando. No voy a entrar en los episodios bélicos que se sucedieron en los siete años que duró la guerra –internacional y civil, y ésta continuaría tras la paz, por el problema de Cataluña-, porque se halla al margen del tema propuesto, me limito a anotar que dieron el triunfo a Felipe V victorias tan decisivas como la de Brihuega (Guadalajara) donde el rey y el duque de Vandoma hacen rendirse a cinco mil ingleses con su general Stanhope, y la de Villaviciosa (Villaviciosa de Tajuña, Guadalajara) en la que es derrotado el general Staremberg que venía con los imperiales en su socorro.

Mediante el Tratado de Utrecht, 13 de junio de 1713, perdimos nuestras posesiones en Italia y los Países Bajos, la Plaza de Gibraltar y la isla de Menorca. Estas fueron adjudicadas de la forma siguiente: el Milanesado, Nápoles, Toscana y Cerdeña fueron concedidas a Austria; Cicilia al duque de Saboya; y Menorca y Gibraltar a Inglaterra. Pero Orán fue reconquistada por nuestras armas dirigidas por el marqués de Santa Cruz de Marcenado, que quedó de gobernador y fue asesinado en 1872. (Consignaré entre paréntesis que a él se debe los principios de la táctica moderna, los expuso en su obra titulada “Reflexiones militares”) La isla de Menorca fue perdida por Inglaterra en 1756, la recuperaría y volvería a perder a lo largo del siglo XVIII. El duque de Grillon, militar francés al servicio de España, la reconquistó en 1782, pero nuevamente la poseyeron los ingleses de 1798 a 1802, mas esta historia requeriría capítulo aparte. Sigamos con Gibraltar.

Duele –bajo mentalidad de otrora- perder tierras que formaron nuestro imperio colonial, y de esto sabe mucho Inglaterra, que no deja de haber tenido el mayor. España lloró la pérdida de los últimos florones de su Imperio: Cuba y Filipinas, en 1898. Como es notorio se reflejó en nuestra Literatura: Generación de 98. Pero Gibraltar es otra cosa, es, sencillamente, un trozo de nuestro solar; como si dijéramos, de nuestra casa solariega. Se busca un consuelo en el hecho de que, dado el avance del armamento moderno, de la técnica, ya no es en el aspecto estratégico tan importante como fue, pero… no es eso; aparte de que Inglaterra siempre ha jugado la carta de tal importancia. Al apoderarse de Gibraltar lo hizo en nombre del archiduque Carlos, mas por el susodicho Itnez y conveniencia no lo devolvió. Cabe preguntarse si lo hubiera devuelto en el caso de haber ganado el bando que apoyaban; no obstante, es de suponer que en modo alguno, habida cuenta de que proclamaron -24 de julio de 1704- la soberanía del archiduque Carlos sobre el Peñón, y, sin embargo –absurdo, además de ser aplicable un término muy duro-, Sir George Rooke ordenó que se izara la bandera inglesa y tomó posesión en nombre de la reina Ana. Para colmo de tan vituperable acción Inglaterra sancionó y ratificó la ocupación.

Con material bélico de cualquier época –pasada, actual, futura-, e independientemente de ello, es visible, en su doble sentido de que se puede ver y de que no admite duda, basta abrir el Atlas, la privilegiada situación geográfica del Estrecho. El gran orador tradicionalista Vázquez de Mella la define con toda precisión y belleza, bien vale la pena la transcripción:

Ved, señores, que el Estrecho de Gibraltar es el punto central del planeta. Une cuatro continentes: une y relaciona el Continente africano con el Continente europeo; es el centro por donde pasa la gran corriente asiática y donde viene a comunicarse con las naciones mediterráneas toda la gran corriente americana; es más grande que el Skagerrach y el Categat, que el gran Bel y el pequeño Bel, que al fin no dan paso más que a un mar interior, helado la mitad del tiempo; es más importante que el Canal de la Mancha, que no impide la navegación por el Atlántico y el Mar del Norte; es muy superior a Suez, que no es más que una filtración del Mediterráneo, que un barco atravesado con su cargamento puede cerrar, y que los Dardanelos, que si se abrieron a la comunicación no llevaría más que a un mar interior; y no tiene comparación con el Canal de Panamá, que corta un Continente.

Así de extraordinario es, según “el Castelar de la derecha”, conforme le llamara Antonio Maura, el Estrecho de Gibraltar. Y termina diciendo:

Dios nos ha dado la llave del mar latino. La Geología, la Geografía, la Topografía, las olas del mismo Estrecho, chocando con el acantilado de la costa, nos están diciendo todos los días: aquí tenéis la puerta del Mediterráneo y la llave; aquí está vuestra grandeza.

En esto como en todo, lo malo es que lo que Dios da los hombres quitan.

Gibraltar era una ciudad española más, su Ayuntamiento comprendía el Campo Llano de Gibraltar, que luego hubo de dividirse en los términos municipales de la Línea de la Concepción, Algeciras, San Roque y Tarifa. Fue capital política de una zona tan extensa como alguna provincia española, y ocupaba toda la comarca costera de la Bahía de Algeciras. ¿Qué se cede a Inglaterra en el Tratado de Utrecht? Pues la ciudad, el castillo, el puerto, defensas y fortalezas; queda segregada del territorio que era capital y sobre el que Gran Bretaña no puede ejercer la menor jurisdicción. No por ello en los más de trescientos años de su indebida presencia dejó de pretenderlo con su afán expansivo y dominador, su prepotencia y soberbia, dando lugar alguna vez que otra a fricciones diplomáticas.

De su falta de respeto al Tratado y su deseo de consolidar su permanencia per secula seculorum habla a las claras la visita que hizo Alfonso XIII a Inglaterra en 1905, la gestión del marqués de Lansdowne, secretario de Su Majestad británica para los Negocios Extranjeros, cerca del ministro español de Estado, don Wenceslao Ramírez de Villa Urrutia, tratando casi de imponer como condición a la amistad hispano-inglesa la renuncia a los derechos que el Tratado de Utrecht nos concede. De aquel viaje oficial del monarca español brotó su enamoramiento por la bella y elegante Victoria Eugenia de Battenberg, hija del príncipe Enrique de Battenberg y de la princesa Beatriz de Gran Bretaña, nieta, por vía materna de la reina Victoria de Inglaterra, cuyo primer nombre lleva por ella, y el segundo por su madrina la española emperatriz de los franceses, Eugenia de Montijo. La boda fue el 31 de mayo de 1906 en el templo de Los Jerónimos, de Madrid. Ni esta circunstancia favoreció la amistad hispano-británica, ya que persisten las exigencias inglesas.

El 5 de agosto de 1908 el embajador de Inglaterra en Madrid, Sir Maurice de Bunsen, en una Nota Verbal al ministro español de Estado anuncia que el Gobierno británico ha decidido construir una verja ; meses después lo lleva a efecto realizando de tal modo la separación física del resto de España, y no sólo del Gibraltar limitado en el Tratado de 1713, pues instalan la verja en un trozo del territorio español que amistosamente, y a fin de evitar incidente, se consideraba por ambas partes como zona neutralizada. Separó, además, a Gibraltar del Campo de Gibraltar levantando un muro. Éste puede servir de precedente al construido, tras la segunda guerra mundial, en Berlín por la autoridades de la zona alemana de ocupación soviética.

El aferramiento de Inglaterra a no restituirnos esta zona española, le llevó siempre a hacer alarde de su posesión. Todos recordamos que cuando se casó –Londres 29 de julio de 1981- el príncipe de Gales con Diana Spencer se decidió iniciar su viaje de boda en Gibraltar, motivo por el que no se les permitió asistir a los Reyes de España. A lo largo de estos tres siglos de indebida ocupación las reclamaciones diplomáticas de España no faltaron, así como acciones bélicas. De ello trataré pronto.

Por: MANUEL LÓPEZ PERALTA

Si te gustó comparte con un clic :

mayo 26, 2012

Hijos de puta que abusan de ancianos

Nadie pide responsabilidades a los gestores de Bankia, pero a los ancianos se les recuerda que son una sobrecarga para la Seguridad Social
Tan mal nacidos son los que han llevado a éste país a la ruina
  como los que lo hemos permitido. Las consecuencias la sufriran
 nuestros hijos, los que menos culpa tienen.  

Mientras el Estado tapa el agujero de Bankia con más de 23 mil millones de euros, a sus gestores no se les pide responsabilidades y la Sanidad y la Educación sufren los mayores recortes del  post-franquismo.

Sepan de una puñetera vez que en España no hubo transición, a una dictadura franquista le sucedió una dictadura monárquica, el post-franquismo. Quienes, aún hoy  piensen que evolucionamos a una democracia tienen las neuronas carcomidas.

Mi madre tiene 87 años, viuda desde hace seis años; hace una semana un médico le recordó que su visita a la consulta de la Seguridad Social le costaba al Estado mil trescientas pesetas.

 Bankia le costará al Estado en total 23 mil millones de Euros para recapitalizarla y nadie le recordará a los gestores que mi madre, como cada uno de los españoles, participará con 500 euros para tapar el gran agujero que la  mala gestión y la avaricia  de unos mal nacidos ha producido no solo en Bankia,  sino en el sistema financiero español.


Mi madre tuvo que dar cuentas al médico sobre los motivos por los que acudía a la Seguridad Social,  y creo que le contestó bastante bien:

-uno porque estaba enferma (¿que se puede esperar de una persona con esa edad?,
-dos  porque su marido, mi padre, habia estado pagando sus impuestos y su cuota a la seguridad social  hasta que falleció
 -tres porque ella de su pensión también pagaba sus impuestos.

Después de ésta contestación ni que decir tiene que todo fueron atenciones y en vuelva usted cuando necesite que para eso estamos.

¿Quién pide responsabilidades incluso penales,  a Rodrigo Rato y al resto de gestores del agujero financiero de Bankia, el banco del PP?.

¿ Por qué nadie quiere investigar Bankia? Lo más que se atreven a decir los socialistas en boca de Tomás Gómez es que se configure un banco público. Pero nadie cuestiona los 23 mil millones de euros que nos van a robar para Bankia.

Rodrigo Rato tenia una nómina declarada de 2,3 millones de euros en Bankia. No olvidemos que antes de controlar los sueldos de los ejecutivos de la banca que recibía ayudas públicas (nuestro dinero) Bankia repartió 9 millones de euros entre sus consejeros. y a primero de Mayo fué noticia el reparto por parte de Bankia,  de 152 millones de Euros en dividendos.

Mientras,  médicos y trabajadores de la Seguridad Social siguen reclamando un sistema sanitario como el que hemos tenido hasta ahora y recuerdan a los ancianos enfermos  que su consulta le cuesta al Estado unos míseros euros.

El médico o el funcionario de la Seguridad Social que recuerda a un enfermo lo que cuesta su visita es un mal nacido que no tiene agallas suficientes para decirle a su supervisor que esa no es su función. Los que han arruinado el sistema financiero a causa de la avaricia tambien son unos mal nacidos,  igual que quienes lo estamos permitiendo,  porque nosotros tampoco tenemos agallas suficientes. 

Y tú ¿que opinas? ¿eres de los que piensan que en boca cerrada no entran moscas?.






Si te gustó comparte con un clic :

Esperanza hija de puta en la final de la copa del rey

Mezclar política con deporte o mostrar la indignación nacional. Según lo enfoquen tiene una connotación u otra. Lo cierto es que la indignación se ha cebado con Esperanza Aguirre y ha respetado a la Monarquía.

Video donde se escucha claramente el cariñoso eslogan a Esperanza Aguirre "hija de puta".

Ni un solo reproche al rey, ni un solo eslogan contra Bankia, ni una sola queja a los recortes en sanidad, ni en educación, mientras le entregan el dinero a la banca. El gobierno está tranquilo, la banca está féliz y el monarca se rie y bromea, queda monarquía para rato. Todos  se frotan las manos, pueden seguir colando goles y el rey puede estar tranquilo y con él la monarquía, la manada de borregos está actuando según las previsiones y la Esperanza Aguirre que levantó la polémica para dirigir la indignación del rebaño  hacia su persona, se ha ganado el sueldo.

Seguimos siendo los estúpidos de siempre, que lloramos por la pérdida de nuestro equipo y ni una lágrima porque a cada español nos roben para entregar el botín a Bankia, un botín superior a los recortes en sanidad y educación.  mientras los banqueros frotandose las manos, porque ese botín que nos roban lo cubrirá el gobierno con deuda pública y la prima de riesgo seguirá haciendo ricos a los de siempre.

Esto es lo que se escucha en el video contra la payasa de Esperanza ¡ hija de puta !
Yo ni quito ni pongo rey.


Y mientras tanto con TVE lo de siempre, censurando la información una vez más y como excusa solo tienen que declarar lo dicho: es la cinta que le entregaron. ¿Que es pero la censura o la imbecilidad? Porque hay que ser ímbécil para publicar una cinta sin comprobar la fuente.
TVE censura la pitada, los españoles en el estadio se dedican a pitar estupideces, y en insultar a Esperanza solo porque puso en peligro la retransmisión del partido, lo único que ha faltado ha sido el aplauso al rey, a Rajoy y a Bankia.

¿Como resumo el acontecimiento desde mi punto de vista? Que somos tan imbéciles como el que ha tomado la decisión de censurar la pitada contra el himno y tan gilis como la Esperanza Aguirre y por supuesto nos la seguiran colando ¡nos lo merecemos!.

Si te gustó comparte con un clic :

DE XESTOSO A REIKIAVIK

Días pasados salió a la palestra nacional una noticia, que por única, resultó ser impactante. Su protagonista, un sacerdote gallego titular de la parroquia de Xestoso en el municipio de Monfero, y por su contenido, el ejercicio de sus funciones de apostolado, más que ampararse en el oficialismo de la encíclica vaticana, parecen acogerse a los fundamentos que conducen a la Teología de la Liberación.

Así, en una pastoral ponderada y de marcado corte crítico, el párroco en cuestión, atendiendo al impúdico contexto de una realidad socio-económica que afecta en mayor medida a los grupos sociales expuestos a alto riesgo, no dudó en arremeter contra los políticos responsables de la situación, adjudicándoles al efecto, la condición de falsos católicos, por prodigar la vulneración de los derechos esenciales del cada vez mas nutrido colectivo de relegados sociales.

Igualmente el oficiante, no olvidó reservar en su sermón, un espacio para los banqueros como referentes del poder financiero, no dudando en tacharles de usureros que esparcen la injusticia, para al final concluir pidiendo la excomunión para unos y otros.

Yo, contrario al clericalismo, y por tanto, opuesto a la intervención de las instituciones religiosas en los asuntos de corte político-financiero, he de reconocer que me sorprendió la elocuencia y el fervor del predicador, y su singular método de repartir excomuniones a diestro y siniestro. Pero lo que no alcanzo a saber, es si el contestatario clérigo, en su encendida condena contra las esferas de poder, incluía en el paquete, a los afines a su propio gremio, pues es de sobras conocido que alrededor de la idea de Dios, se tienen constituido auténticos holdings, bancos, etc., que obviamente no son ajenos en responsabilidad al resto de la trama financiera que forjó la actual crisis con la aquiescencia del poder político.

En todo caso, a los supuestos afectados, cuya única doctrina es la avaricia desmedida por la acumulación de riqueza sin respeto a código de conducta que impida satisfacer ese afán de opulencia, es fantasía pura y delirante, intentar frenas sus excesos con una amenaza de excomunión que dicho sea de paso, les tiene totalmente sin cuidado.

Más que amagos de excomunión, los colectivos responsables, debieran ser sujetos de una "islandización", que es la única fórmula y primer paso consecuente de afrontar la crisis de forma severa.

Al efecto habría que responsabilizar directamente de los perjuicios a los sujetos causantes, pues contrariamente a lo que ahora se intenta vender, no todos somos culpables. Por ello la solución al problema de ninguna manera puede pasar por la socialización de la deuda, haciendo pagar a justos por pecadores.

Tomando razón de la situación, debiésemos saber que desde que se produjo la bancarrota de los bancos de inversión estadounidenses como el Lehman Brothers de Luis de Guindos; aldabonazo de la eclosión de la crisis. Los distintos gobiernos europeos han destinado al rescate de sus respectivas entidades financieras, la friolera, de 5 billones de euros, y tan disparatada cuantía, tuvo como argumento fundamental la absurda justificación , que tal determinación, era el mal menor o el único método de impedir un colapso económico de mayores proporciones.

Basar las insólitas ayudas al corrompido sector financiero, en el pretexto que representa afirmar que la caída de los mercados agravaría la dimensión de la crisis, tan solo, puede tener su autoría en la rara habilidad de los miembros de una clase política supeditada a las determinaciones del propio poder financiero, cuyo perfil resulta ser la nota dominante de la mayoría de los representantes institucionales de los países que agrupadamente conforman, la nunca mejor denominada Europa de los mercaderes.

Pero antes de decidirnos a ocultar nuestra miseria bajo la túnica de la injusticia, debiéramos echar mano del contraste reflexivo, para resolver, que existen otras propuestas capaces de poner remedio a la crisis, sin tener que asumir como propia una deuda de la que no somos responsables.

Nada mas acertado que tomar rumbo a Islandia, conscientes de que cada palo debe aguantar su vela, y allí, veremos a unos ciudadanos, negando asumir como propia la temeridad de unas entidades financieras, y a los responsables de la debacle, respondiendo patrimonialmente y judicialmente de sus delitos.

No obstante, aquí, donde se mantiene el bienestar de los culpables a costa de sumir en el drama social a los inocentes, sin previa "islandización", poco efecto hará, la tan predicada excomunión.

Xosemanuel Galdo-Fonte

Si te gustó comparte con un clic :

mayo 20, 2012

España capital Berlin

No saldremos del atolladero manteniendo la inadmisible decisión de tomar como propias las políticas impuestas por quien goza de una realidad socio económica, que por positiva, difiere en lo sustancial de la limitación de nuestra posición específica.


Cuando en un estado, el poder ejecutivo es desempeñado por un equipo de gobierno cuyas decisiones por desacertadas e inconexas, son indicativas de su incapacidad para el desarrollo de las funciones atribuibles al cargo, entonces en ese país, además de estar en situación de alto riesgo dirigente, es evidente que los electores, o bien han sido sujetos de un fraude electoral, o han equivocado la orientación política del voto. En cualquier caso, la realidad de los hechos, vendría a demostrar que hasta la grandeza democrática tiene su lado imperfecto.



El resultado de esa imperfección, llega al ruedo español cada viernes después del consejo de ministros, cuando la portavoz Sáenz de Santamaría, nos pone al corriente de las últimas medidas acordadas por el ejecutivo como solución a la crisis económica que nos atenaza, y cuyos contenidos, demuestran ser la solución de nada.

Eso es así, por cuanto, tras unos meses de gobierno y una desenfrenada y obsesiva oleada de recortes para cumplir los objetivos del déficit, los efectos paliativos de tan arriesgada política arrojan un balance negativo, peor si cabe, que el de sus predecesores en el cargo.

A juzgar por los hechos, ahora la crisis parece haber tomado una prórroga de temporalidad ilimitada, ante el agravante de la contracción del mercado interno y la disminución de las exportaciones; factores que sumados a la consumación de los peores presagios que pudieran aventurarse sobre la presión especulativa de los mercados y a la caída del 0,4% del PIB, han supuesto que España técnicamente haya entrado en recesión.

Pero a pesar de todo, los asiduos de la Moncloa parecen no querer asumir que no saldremos del atolladero manteniendo la inadmisible decisión de tomar como propias las políticas impuestas por quien goza de una realidad socio económica, que por positiva, difiere en lo sustancial de la limitación de nuestra posición específica.

Pensar que a la emperatriz Merkel le preocupa lo más mínimo la salud económica de España, es igual que pensar que la prima de riesgo no es un sobreprecio de la compra de deuda, sino una parienta que tenemos en Alemania.

Muy al contrario, nuestras políticas de reactivación han de orientarse por flexibilizar en la temporalidad la amortización de la deuda a fin de disponer de los medios y plazos necesarios para afrontar el objetivo preferente, que necesariamente, pasa por la potenciación y fortalecimiento del tejido productivo, a través de la creación y recuperación de actividades empresariales y el ascenso de la tasa de empleo. Aspectos motrices para poner en marcha la dinamización de la actividad económica con el alza inducida de nuestro Producto Interior Bruto.

Cabe referir que a las puertas de un semestre de gobierno conservador, a excepción de la adversa reforma laboral, el ejecutivo del PP, no ha tomado una sola medida, centrada en reequilibrar los sectores productivos para recuperar y dinamizar la actividad empresarial, como tampoco, estableció alternativa alguna para activar el empleo, y todo ello, a pesar que la última encuesta de población activa , sitúa al paro en 5.639.500 afectados, es decir , la tasa más alta de Europa con el 24,44%, al igual que lo es el paro juvenil, que alcanza el 51%. Habiendo de añadirse a ello, el cierre de 178500 empresas y comercios, como igualmente el incremento de los ERE en un 54,8%. Este es el otro hándicap, caracterizado por una constante de quiebras empresariales y más desempleo, que vienen a contraer aún mas la decaída estructura productiva.

Pensar que el dilema entre crecimiento y déficit no tiene sentido, es decidir solventar la crisis esperando que obre el milagro y surtan efecto las políticas impuestas por la canciller alemana, y refrendadas incomprensiblemente por el presidente Rajoy. Máxime cuando tal criterio es rechazado por la propia oposición del país sajón, que razonablemente, condiciona su apoyo al pacto fiscal, a la inclusión complementaria de un impuesto a las transacciones financieras y un programa de crecimiento y empleo.

Tan solo a un presidente de gobierno corto de luces, se le ocurre, acoplarse a realidades ajenas y comportarse como el subordinado cónsul de un protectorado germánico, despistando el hecho, que fue la intransigencia de la metrópoli quien impuso su arrogante jerarquía, evitando que el Banco Central Europeo, pudiese financiar directamente a los estados, práctica que amparó los excesos de los mercados especulativos, que en síntesis, fue el verdadero factor desencadenante de la actual crisis del euro.

Mientras se mantenga la servidumbre foránea con renuncia al propio fuero; mientras no sea la cárcel la única disuasión a los delitos financieros, el gobierno del PP logrará sin duda arruinar el país, pero lo que no conseguirá, será resolver la crisis económica, por más que la nueva capital de España sea Berlín.

Xosemanuel Galdo-Fonte

Si te gustó comparte con un clic :

mayo 15, 2012

Rajoy el anticristo del maldito pueblo

Que Rajoy es un  nefasto ente, de mentalidad amorfa  a favor de la banca, como antes lo fué ZP y como después lo será Rubalcaba,  ¡no hay duda!.

El deseo de Rajoy, su sueño,  era gobernar,  aunque para ello tuviera que acudir a la mentira a una oposición desleal, a practicas oscuras,  ¡lo estamos sufriendo!, malditos  los gilipollas que han permitido llegar donde hemos llegado.

-Malditos sean  los que gritan y hasta lloran por un "gol" y callan por una injusticia.
-Malditos los que dilapidan el dinero adquirido sin el sudor de su frente, pegando tiros por esos paises de dios, mientras el pueblo trabajador pasa miserias.
-Malditos los que quieren vender a España a las grandes corporaciones y ayudan a mantener la riqueza de los bancos con nuestro dinero.
-Malditos seamos los que lo permitimos.

La resistencia pasiva a la autoridad es delito y las mentiras, dispendios y defensa de multinacionales que van en contra de los DDHH, que están denunciadas por saquear y robar, ¿ no es delito?.

 El españolito que deja de pagar sus impuestos,  la broma  le acarrea un 20% de recargo, al que fuma en un bar le cae una multa, al que da positivo en alcoholemia lo tratan como a un criminal, el que es despedido para que la empresa siga ganando lo mismo que antes de la crisis, no hay quien lo defienda,  que le den..... pero:

 ¿aún sigue en libertad el yerno real?, 
¿ nadie ha demandado al gobierno por gobernar basandose en promesas que se sabian eran mentiras?
¿sigue siendo la Cospedal la mejor pagada de los políticos del Rey-no?.


Quizás se cuenten con los dedos de una mano a los españoles que consideramos que "la patada que Repsol YPF ha recibido en su trasero" es poco para lo que merece, quizás seamos pocos los españoles  que consideramos que Rajoy y la casta política en general son enemigos del pueblo y saqueadores de la España trabajadora.

Rajoy se diferencia de Bush o de Obama, en que estos saquearon Irak y Libia lanzando miles de bombas, nuestros políticos nos saquean con el desempleo, con la cada día más famélica libertad,  a base de decretos y de policia (los perros guardianes que ayudan a que  las injusticias se mantengan), pero son tan enemigos de España como Bush lo fué en Irak y Obama en Libia.

La diferencia entre estas situaciones,  es que el pueblo en Irak, en Libia, se defendió, mientras que los españoles somo cómplices con nuestra enfermiza pasividad.

Para Rajoy, el anticristo de la democracia, de los DDHH, de los trabajadores y de la gente de bien,  YPF bien vale una misa:

Si te gustó comparte con un clic :

Palabras y hechos excentricos, fuera de regla

No es violencia, aplicar medios violentos materialmente, la subversión. Subversión, señores del Gobierno, es que el ciudadano emita opinión, a lo cual, como es notorio, le autoriza, como no puede ser por menos, la Constitución, que en el correspondiente artículo dice literalmente: Se reconocen y protegen los derechos a exponer y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. (Un vídeo, por ejemplo). Se puede, obviamente, hablar de política y de todo lo humano y lo divino. Por otra parte, a nadie se le puede vetar la defensa de sus intereses, de su persona en suma. Subversión es subvertir, o sea, trastornar, revolver, destruir, especialmente en lo moral  (DAE), y bueno es efectuarlo cuando es contra palabras y hechos injustos y perjudiciales. Es indubitable que hay que rebelarse, oponer resistencia, contra el abuso y la injusticia, proceda de quien proceda. Dicho sea mediante la dialéctica, imponer mediante ella la fuerza de la razón. La razón de la fuerza es repulsiva, aunque más de una vez se haya empleado en la Historia, ya triunfando la razón, ya triunfando la injusticia.

¿Es que no se puede proceder en legítima defensa? ¿Es que el ciudadano no tiene voz –sólo voto  cada cuatro años, y luego no encuentra lo que votó- para poder defenderse de lo que encuentra erróneo y/o perjudicial. No es demasía la crítica política, y la sociedad civil no incurre, por tanto, en insolencia, desafuero, al quejarse de lo injusto. Entre los fueros está el fuero de la conciencia, que el diccionario define como libertad de la conciencia para aprobar las buenas obras y reprochar las malas. ¡Si se nos quiere quitar hasta la libertad de conciencia! Tampoco se confunda libertad con libertinaje, no se quiera calificar de libertinaje lo que es libertad a fin de anular ésta, dar el revés a los hechos, a las situaciones, es una estrategia un tanto de abogado, un tanto de político. Por ello hay que saber defender la verdad, ya se dice que no basta tener razón, hay que saber defenderla. ¿Violencia por parte de la sociedad civil? No, más bien ésta tiene que ocupar el lugar que le pertenece, no ha de estar plenamente supeditada a los políticos, no estamos en época de los zares cuando León Tolstoi escribía: El Gobierno es una asociación de hombres que ejercen violencia sobre todos los demás.       

Hay que situar las cosas en su centro; centrar en la 7ª acepción del DAE es proporcionar un estado de equilibrio y seguridad. Esto es la razón principal de todo régimen político, de todo Gobierno, lo contrario es desgobierno. No puede hacer cada uno lo que le dé la gana, incluido un presidente, ministros y el mismísimo jefe del Estado; entonces surge anarquía, desconcierto, barullo, es actuar con incoherencia. E incoherencia es falta de lógica. ¿Es lógico que un ciudadano no pueda disponer a su plena voluntad del dinero que tiene en el Banco sin gravitar sobre él acción judicial alguna? Es algo de que la ciudadanía ya  ha elevado el grito al cielo, y yo no he dejado de hacerlo; por ello hic et nunc, aquí y ahora, paso a hacer referencia a una incongruencia, y ésta cometida no por parte de tal o cual ministro sino por el monarca quien por ser irresponsable ante la ley parecer ser haberse creído lo es de modo radical. No ha de entenderlo así él ni el Gobierno; no es tabú en la primera acepción de este término: Condición de las personas, instituciones y cosas a las que no es lícito censurar ni mencionar. Si estaba equivocado, o simulaba estarlo, en los días de su última hospitalización ha recibido la lección de que tan necesitado estaba. Ignoraba o afectaba ignorar que no estamos en la Edad Media.   

Vamos a ver si se van poniendo conductas en orden, que según esta locución verbal implica reducción a método y regla, quitando y enmendado la imperfección o los abusos que se han introducido o la confusión y desconcierto que se padece. De falta de sentido de lógica, así como corruptelas y corrupción con cierta permisividad de los políticos de los partidos que se han turnado en el Gobierno, se halla harta la sociedad, máxime en la actualidad cuando en vía de ruina inminente se ha llegado a una situación de ruina real. Y para INRI ha coadyuvado -batiendo récord- la realeza en la persona del yerno del rey y cuestionable la infanta Cristina. Coincidiendo con el safari de don Juan Carlos ha presentado pruebas el ex socio del matrimonio Urdangarín-de Borbón de que los negocios que hacían no solamente eran conocido por la infanta y el rey sino que apoyados, respaldados, por ambos. ¡Y el juez que no quería involucrar en el proceso a la infanta, ni a la Casa Real, se ve ahora con esta papeleta! Podía serle fatal al matrimonio la declaración de Diego Torres el 22 de mayo, y ha resultado que ha empezado a serlo a poco más de un mes de llegar esta fecha, no ya para Urdangarín –esto ya se daba por descontado desde que Torres  solicitó declarar-, también su esposa infanta y para el padre de ésta. Como sabemos, algún partido manifestó que, según el resultado de la sentencia, podía responsabilizar al rey de estar enterado de… la actividad del yerno y, por el contrario de actuar cómo debió, procedió a ponerle a salvo.    

Por si levantó poca indignación el sorprendente y sorpresivo viaje del rey al sur de África, cuando hay multitud de ciudadanos que no tienen ni para el billete del Metro, surgen simultáneamente los mails en cuestión. A ambos hechos hay que agregar lo ocurrido con el nieto, que también se ha reunido en la semana negra para la Familia Real, sumándose también la “visita de médico” que ha hecho la reina al marido tras su regreso de Grecia, viaje que no ha adelantado como en condiciones normales era de rigor, porque estas condiciones no existen desde ha treinta y seis años. Viven instalados en la mentira, la hipocresía y la prepotencia de monarquía medieval. Muchos, en fin, son los sumandos que revelan conductas no ejemplares. Ya cité este aserto del político estadounidense Thomas Jefferson: No hay un rey que, teniendo fuerza suficiente, no esté siempre dispuesto a convertirse en absoluto. Aparentemente en tal convirtieron los políticos a don Juan Carlos de Borbón y Borbón. Y también la prensa. Siendo así que al Gobierno correspondía ejercer un papel sobre la monarquía y otro a los medios de comunicación. Estos hicieron un convenio tácito de informar sólo de los actos oficiales y de aquello que resultara halagüeño a la Casa Real. Ello creció a ésta contra la ciudadanía. Eso de que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado –artículo 1, punto 2- no se lo han creído algunos de la Casa, informando tarde, mal o nunca. El más modesto asalariado se creía ciudadano superior, un mismo escolta. Hemos podido apreciarlo cuando alguna empleada acudió a algún programa de televisión. Claro con la pretensión de la Corona de formar aparte de las Administraciones del Estado, y nada de transparencia para ella  Ahora han tenido que deponer humos.

Tras descubrirse el affaire Urdangarín ha caído el rey en picado, no obstante aún el PSOE y el PP le tributaron en su aparición en las Cortes una estruendosa ovación que la sociedad no comprendió y nada dijo a favor de ambos partidos, más bien lleva a pensar con Antonio Gala que el descrédito se les supone a los políticos como el valor a los soldados. Al escándalo del yerno del rey se une formando un binomio aterrorizador la crisis económica, y este ha sido el fulminante que ha volado el polvorín, en cuanto a situación que por su conflictividad puede estallar en cualquier momento. Ya no han sido los “Indignados” demandando justicia social, honestidad política, no ser tratados como mercancías, han sido los mismos políticos, los que ovacionaban ayer al rey los que han recriminado a éste junto con la sociedad entera. Ya era hora de que recibiera un aviso, e igualmente de que fuera dado de baja como presidente de la organización WWF. Supongamos que ya deja de emular a Tartarín de Tarascón, protagonista de la novela de Alfonso Daudet, superándole desde luego, pero que llegue a modificar su conducta en otras facetas sería mucho suponer. Lo de la caza mayor lo ha prometido, pero lo demás… Se ha equivocado en lo de la caza y no volverá a ocurrir; ahora bien, se ha equivocado en tantas cosas…

Al salir a la luz pública lo de su yerno dijo que “cuando se producen conductas irregulares que no se ajustan a la legalidad o la ética es natural que la sociedad reaccione”. Ahora le ha tocado experimentarlo; su conducta ha estado a sideral distancia de la ética ¿Servirá en lo sucesivo para que se cumpla a rajatabla el artículo 64 de la Constitución, que transcribiré para el que no la tenga a mano: 1. Los actos del Rey serán refrendados por el Presidente del Gobierno, y, en su caso, por los Ministros competentes. La propuesta y el nombramiento del Presidente del Gobierno, y la disolución prevista en el artículo 99, serán refrendados por el Presidente del Congreso. / 2. De los actos del Rey serán responsables las personas que los refrenden. Ergo el monarca no puede hacer lo que le dé la real gana por muy real que sea, otra cosa es que hasta aquí lo haya hecho debido a lo que ya queda dicho: indebida permisividad, excesiva tolerancia. Pero ha tenido que pasar por las horcas caudinas, caso insólito, por no decir rara avis, en los de su “oficio”. El pueblo está muy dolido del distanciamiento que ha venido adoptando la monarquía y ya es el colmo del mismo  que ahora con tanta penuria, con una economía en riesgo, continúe la Familia Real con sus viajes de lujo vacaciones y otros costosos placeres.

Ha dicho don Juan Carlos que “la justicia es igual para todos” (debió añadir, “excepción de mí”) y que “las conductas censurables deben ser sancionadas. Me preocupa enormemente [pues si no llega a preocuparle…] la desconfianza que parece extenderse en algunos sectores de la opinión pública [pues ahora ha sido en todos] respecto a la credibilidad y prestigio de algunas de nuestras instituciones. Necesitamos rigor [que él deje a la Justicia actuar con rigor y que sea igual para todos es lo que hace falta], seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos. Todos, sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos el deber e observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar2. Lo entiende bien, pero ¿acaso es el comportamiento que siempre observó y que sólo ahora quebrantó con su real gana de matar –en ello debió, pero no, quedar traumatizado cuando jugando mató a su hermano Alfonso de un tiro en la cara- en el reciente safari, practicado únicamente en esta ocasión que se rompió la cadera? Yo pregunto. Diego Torres y su abogado no le creen de conducta ejemplar. Anasagasti y otros, tampoco. Pero él predica ejemplaridad; si no predica con el ejemplo, le cae como anillo al dedo este aserto de Séneca: Hay que obedecer lo que obedecer lo que predican los filósofos y no seguir lo que hacen.

¿Qué pasará ahora con los mails que revelan la cooperación que tuvieron en los… “negocios” de Urdangarín la infanta y el rey? Es pregunta que repito, que frecuentemente hemos de hacernos. De doña Cristina sobraban indicios, de su padre sólo el hecho de enviarles a EE.UU. cuando es opinión unánime que debió denunciar a su yerno. A esto no ha dejado Peces Barba de exteriorizar lo duro que es denunciar a una hija. Duro pero tratándose del rey ha de privar su puesto de tal sobre lo paternal. Si los Tribunales de Justicia pueden actuar, aunque este rey no puede ser sentado en el banquillo, se produciría su destronamiento. Y como con su abuelo paterno pronunciara en su famoso artículo en el diario “El Sol” Ortega y Gasset: Delenda est monarchia, hay que destruir la monarquía. Destruida estaba.

Por: MANUEL LÓPEZ PERALTA                    

              

                                               

Si te gustó comparte con un clic :

mayo 12, 2012

Bastardía de Europa

Europa, por su desacertada regulación monetaria, su disparidad genuina y una desastrosa gobernanza, de la noche a la mañana, convirtió la casa común de una comunidad económica, en una timba de poca monta donde se prodiga la jugada al EuroPocker.


En países con realidades económicas heterogéneas es impropio mantener una unidad monetaria, si esta, no viene acompañada de la fusión política y la uniformidad compensada de su estructura productiva.


Lamentablemente, todo lo contrario de lo que ocurre en la UE, siendo ahí donde en gran parte radica el origen y la causa de esta crisis sistémica que padecemos, pues la atípica alianza de vecindario, es un artificialismo que tan sólo favorece la potencialidad de los países mas pudientes, generando la inestabilidad y el receso en los miembros societarios peor ubicados, al acentuar su carestía y convertirlos en fácil presa de la voracidad de los mercados especulativos, quien, son dados a cazar eligiendo las presas más débiles en safaris donde las manadas andan dispersas.

Posiblemente, por esa complejidad intrínseca que acompaña el desarrollo de la actividad financiera, los ciudadanos de a pie, no alcanzan percibir la disfuncionalidad real de nuestro sistema monetario, y por añadidura, tampoco, esa mayoría social es capaz de entender por que una crisis económica de impacto global, en la eurozona, tomó formato de sucesión para convertirse en una estacionada crisis del euro.

Si tomáramos conocimiento de causa sobre esta crisis extensiva, fácilmente sabríamos descifrar el porque de sus demoledores efectos. Para entendernos, Europa, por su desacertada regulación monetaria, su disparidad genuina y una desastrosa gobernanza, de la noche a la mañana, convirtió la casa común de una comunidad económica, en una timba de poca monta donde se prodiga la jugada al EuroPocker, alentada por unos tahúres que imponen los negocios especulativos como oficialidad protagonista, en detrimento del incuestionable afianzamiento productivo que debiera ser la directiva de referencia.

La estructura orgánica y de funcionamiento del Banco Central Europeo (BCE) resulta aleccionadora, pero no como referente edificante, sino como ejemplo negativo, que aun así, es educativo en el sentido expresivo de lo que se debe corregir, que resulta ser case todo.

De origen hemos de tener presente , que esta macro entidad financiera con sede en Frankfurt, tuvo su origen en el la propia formulación de la moneda única, y su capitalización se realizó íntegramente con dinero público, aportado por los países miembros, en razón a participaciones nominales desembolsadas por cada uno de los estados en atención a la potencialidad del PIB respectivo.


No obstante, para tomar razón debida de su composición, cabe constatar, que los países adheridos al euro acercaron un cómputo del 70% del capital social, mientras que el 30% restante, fue afrontado en su conjunto por el resto de las naciones miembro. En todo caso, lo que debe que dar meridianamente claro, es, que la razón y el espíritu de su instauración no atendía a razón distinta, que mantener la solidez de la moneda única.

De cualquier modo las contradicciones no se hicieron esperar, y a pesar del carácter totalmente público de los 10,6 mil millones de capitalización del banco central de los Estados de la zona euro, y aún cuando, su objetivo era mantener la cohesión y la estabilidad económica de la Unión, pareciendo increíble, la realidad de su política tomó una deriva inaudita, al favorecer escandalosamente a la banca privada europea, por cuanto, se impulsó a su favor la barra libre de crédito blando a un interés del 1%, para que, ellos , lo prestaran después del 5 al 7%, a los gobiernos de los países, que paradójicamente resultaban ser los dueños del dinero.

Claro que semejante diferencial fue patrón de asfixia aplicable a los países periféricos, no así, si la operadora de mercados fuera Alemania, por cuanto, en este caso , los bancos sólo le cobrarían un 3%.

A todas luces, esto es intolerable, pues tras esta regalía, tras ese malgaste de dinero público en ventaja exclusiva de la banca privada, retoma actualidad aquella reforma express de la Constitución en la que se impuso priorizar el pago de la deuda por encima de gastos sociales, y las consecuencias de acompañamiento se traducen en las excedidas medidas de austeridad y desproporcionados recortes, cuya aplicación no tendría razón de ser ni fundamento debido si el Banco Central Europeo, tomara sentido de gestión y racionalidad de sus actos.

Llegado la este dilema, si no se reconduce la situación de forma debida, propiciando a la vez el equilibrio entre las políticas de crecimiento, y la disciplina fiscal, es incuestionable, que la permanencia en el Euro resultará ser uno todo inútil.

Xosemanuel Galdo- Fonte

Si te gustó comparte con un clic :

mayo 08, 2012

SIN BODAS DE ORO, PERO CON ORO

Excrementum diaboli, excremento del diablo, según definición que del dinero da Lutero. 


Tan pronto dicen una cosa como otra, ahora se deja caer que algo de celebración habrá; bien, lo que sea sonará. Sí, y a veces estrepitosa y escandalosamente. No van a celebrar don Juan Carlos y doña Sofía sus Bodas de Oro porque ha caído en puente. No constituiría motivo pero, además, es mentira; siempre ésta el engaño, revoloteando en el ámbito informativo de esta familia; por ejemplo, Urdangarín yendo al Juzgado a defender su honor y su inocencia. ¿Dónde esta el honor y la inocencia de este individuo que por la prensa ha sido calificado de bigardo en el mejor de los epítetos? Harto le ha sido impugnada esta grotesca salida, tanto más ridícula cotejada con la que ha tenido últimamente. ¡El bueno de Urdangarín está dispuesto a declararse culpable sin serlo! ¡Ya es bondad! Será que, como dice su suegra y no se nos puede ir de la mente, es bueno, bueno, buenísimo. Será por ello por lo que no le abandona su esposa tras haber sido engañada por su trinque e involucrándola en el mismo. Porque es de suponer que a esta altura de la acción judicial penal que se le sigue por malversación de caudales públicos, prevaricación, fraude y falsedad documental, ya se habrá enterado, no continuará estando en la inopia que se le adjudica y acepta.

El domingo 14 de mayo es el quincuagésimo aniversario de la boda y el lunes 15 es la festividad de San Isidro, patrón de Madrid, pero ¿dónde está el “puente”? Tiene razón Rafael Spottorno, “tiene muchísima razón”, como don Sebastián el de La Verbena de la Paloma, en que no están las cosas como para celebraciones, pero lo del puente  –“y además cae en puente”- (sic). Será el Puente de los Suspiros. Motivos tienen, esto sí, para suspirar toda la Familia Real por lo que tiene encima ante tantos fallos en que han incurrido todos ellos. Evasiva con algún fundamento hubiera sido la precaria salud del rey, el estar convaleciente de una reciente e importante intervención quirúrgica. O ya, con todo fundamento, la notoria separación del matrimonio, pues constituye razón más que suficiente para la no celebración. No han podido aludir a la inaudita crisis económica que se atraviesa, con España a la cabeza, por cuanto en Casa Real -¿qué mejor casa económicamente?- sería mofa sumamente despiadada. De facto, de hecho, están separados y nada menos que desde hace treinta y seis años, es decir, que no debieron celebrar las Bodas de Plata. Y si la hermana de doña Sofía reside junto a ella en Zarzuela, ¿cómo puede darse el caso de que no se la incluyera en la celebración que tenían preparada y ha sido anulada?

Todo ha llegado ya a un alto punto de anormalidad que deja estupefacto al más pintado. Y no al de más valer, también a muchas personas de intelecto de lo más vulgar. Lo normal es que dentro del cúmulo de problemas que a sí mismo se han creado, leamos que “la pequeña ciudad de Berga, con menos de dieciocho mil habitantes, declaró al rey como persona no grata por su comportamiento indebido. […] Está marcado por todo tipo de escándalos y delitos que llegan al punto culminante con el asunto de Botsuana”.  Y decir esta localidad de Sudáfrica es decir la seudo princesa Corina, por su unión al monarca de España, que no español, y a los safaris siendo una organizadora de ellos. Puede exponerse que también mata animales, así como que las mata callando. O acaso, en esto último, no tanto, pues ella en su situación de viuda no ha de guardar secreto de sus amoríos, y digo tanto por tener una hija, pero si en ello pone la misma atención de respeto que su regio amante…  Si en la provincia de Barcelona se ha declarado a don Juan Carlos de Borbón y Borbón persona non grata, no ha dejado de tenerse en cuenta en la suma de sus méritos el escándalo sin par, de doble vertiente: Corina y matar elefantes – matar elefantes en compañía Corina. De la rabieta experimentada por la reina se infiere que aunque fuera más amante de los animales que su cónyuge –éste sólo lo es para matarlos- lo que peor le ha sabido es la rubia alemana y de casi treinta años menos que ellos. 

Entre las innúmeras amantes del rey –sólo se pueden apuntar las de trato más durable- la citada, con la que lleva unos seis años, es la que más ampollas ha levantado por la popularidad que ha alcanzado, ella no se esconde de la sociedad y él la proclama a los cuatro vientos muy ufano, lo que deja a su cuitada mujer muy mal parada, verdaderamente avergonzada por menospreciada y despreciada. Hasta Corina fue la cosa a la chita callando –reiteramos-, ellas procedieron con cautela, obviamente unas más que otras, y él menos hacia su hostil esposa, pero se  escondía lo más posible del mundo nacional e internacional. Hoy día no guarda el menor decoro, se cree con derecho a que tiene que aguantárselo su mujer y el país. Defiende a Corina ante quien se tercie. Esto proceder con ejemplaridad. ¡Y habló en su discurso de Navidad de irregularidades! ¿por qué no predica con el ejemplo? Tampoco vemos que cumpla lo que promete: 

Urdangarín se defenderá solo, como cualquier otra persona. Pues no es así. Ahora vemos que la Casa del Rey le está marcando caminos en su defensa, temiendo que está metido en un proceso largo y que cuanto más se alargue más se socava la institución monárquica y los Borbones, siendo, por otra parte, ambos de escasa simpatía. Pero además es que ha causado pavor, ya lo digo en mi anterior artículo, los correos-e que ha presentado al juez el abogado del ex socio del yerno del rey, y los que dice presentará, así como cuanto exponga el referido Diego Torres en su declaración del día 22 de este mes. Mal se presenta ese martes para Urdangarín, la infanta Cristina y don Juan Carlos; bueno, Iñaki arrastra su trinque, y su legítima no engaña a la opinión pública en cuanto a su colaboración, pero el rey si les ha ayudado…

Esto hace temblar los no muy firmes, que digamos, cimientos de la monarquía; nunca lo estuvieron, porque España no es monárquica ni siente simpatía por los Borbones, pero desde que salió a la luz que el escándalo de la corrupción alcanzaba al matrimonio Urdangarín-de Borbón se produjo la propia indignación que había de producirse. No digamos ahora ante la más que sospecha, pues se aportan pruebas, de que fueron ayudados por don Juan Carlos. Ya se parte de la base de que no se explica que no tomara la drástica medida correspondiente cuando se limitó a enviarles a Estados Unidos y con un pingüe empleo a dedo para el yerno, por ser vos quien sois. Así castigó a éste y a la hija. Ésta estaba colocada en la Caixa, en Barcelona. En la Caixa sigue, pero no en la Ciudad Condal, sino en Washington con su… “financiero” adorado. No se puede vivir más lejos del curro y no perderle. Privilegios sin tasa tiene esta familia, y… ¡pretender estar por encima de la Justicia ya sería demasiado! Pase, pues pasaba, en una monarquía absoluta; en una constitucional el rey rige pero no gobierna. Fueron los presidentes del Gobierno los que hubieron de controlar la monarquía, mas se limitaron a ser permisivos con la Familia Real, a mimarla y, como consecuencia, el ciudadano fue sometido a callar (“¿Por qué no te callas?”), y en tales circunstancias se ha desembocado desesperada para todos.

El excremento del diablo ha provocado la corrupción, y los corruptos, auténticos dipsómanos de este alcoholismo, han motivado la crisis. La riqueza –Schopenhauer dixit- es como el agua salada; cuando más se bebe, más sed da. Le ha ocurrido a Urdangarín que no daba fin a sus… “negocios” aun estando en el destierro de privilegio. Si a su suegro también le deslumbró el oro y ha dado pasos indebidos –aunque sólo lo fueran desde su puesto de jefe de Estado, es el administrativo más alto, pero administrativo- puede llegar a verse si se logra que presente sus cuentas y patrimonio, pues únicamente, y forzado moralmente por el escándalo del yerno, lo ha hecho parcialmente y de lo menos importante –se ha dicho, incluso, que de la calderilla-, pero se ignora lo que la monarquía cuesta a la nación y el capital que tiene.

Se sabe, y recientemente se publico un libro sobre ello, lo estrechamente que vivió su padre en Estoril y que él vino a España con una mano detrás y otra delante, y sin embargo se dice –puede leerse principalmente en Internet- de que posee una inmensa fortuna. No lo voy a comentar en este momento, lo que hace al caso  es que de ser así y de saberlo la ciudadanía a ciencia cierta sería un escándalo más para la eminente caída de los Borbones y, por supuesto, ya sin retorno. A la vida de rey que ha tenido la familia y parientes, como ocurre en todas familias reales, incluido por parte de don Juan Carlos el donjuanismo –ocurre en los Borbones pero él ha batido el récord-, se une haberse enriquecido ad majorem monarchia gloriam, a mayor gloria de la monarquía, entonces registrará la Historia otro abuso de Derecho. ¡Hay tantos en ella!

Se mire por donde se mire, no es para extrañarse, ni mucho menos, de la determinación de la población de Barga. Por lo de Urdangarín alea iacta est, la suerte está echada, ya nada se puede hacer para cambiar el destino, que es la abolición de la monarquía a que se va a pasos agigantados. Malo –repito- que se alargue, y no es un proceso corto, la causa contra Urdangarín, y peor que se pretenda –ya se ha pretendido-  cortarla por la sano, osada, cínicamente, a fin de que éste no vaya a la cárcel, que se la tiene bien ganada, y la monarquía quede en pelotas (recordemos “Los Borbones en pelotas”, de los Hrnos. Bécquer), con más motivos, y ya le sobran, para su abolición.

Por MANUEL LÓPEZ PERALTA                                                        

                          

Si te gustó comparte con un clic :

mayo 07, 2012

BALANCE DE FALLOS DE EJEMPLARIDAD EN LA MONARQUÍA DE HOY

Benevolencia no quiere decir tolerancia de lo ruin, o conformidad con lo inepto, sino voluntad de bien.
- A. Machado - 
 
Desde hace muchos años a nuestros días única y exclusivamente tiene razón de ser, existir, por tener alguna, la institución de la monarquía dando ejemplaridad, calidad de ejemplar. Se puede ser un ejemplar de lo bueno y de lo malo, y como un buen ejemplar, peyorativamente hablando, se ha revelado Iñaki Urdangarín. No hace falta decir de qué. A la cárcel debe ir a parar con sus huesos sin que se produzca la menor dificultad por parte de su suegro, pues, a todas luces se trata de un individuo sin ejemplar, antecedente ni posibilidad de repetirse, o por lo menos insólito, extraordinario en lo anormal.  Hoy día es motivo de indignación en la ciudadanía ver que la Casa Real ha inducido al referido a que proponga a los fiscales el descabellado pacto que hemos visto: por una propina al Estado librarse de ir a la cárcel y quedarse con lo… “””ganado”””.

Ello, incuestionablemente, es fruto del miedo que ha generado las pruebas presentadas en el Juzgado por el abogado del ex socio de Urdangarín y tantas otras que dice presentará a partir del 22 de este mes mediante la declaración de su cliente ante el juez. Se teme ésta y las pruebas, tanto más cuanto que los tres e-mails ya presentados son contundentes involucrando a la infanta y al rey como ayudantes o colaboradores en los turbios e indignos negocios del marido y yerno respectivamente. Pero el rey dijo en su día que Urdangarín se defendería solo, como cualquier otra persona, sin la menor intercesión de su parte. Y ahora… De momento vemos que está de algún modo arropado; tratan de cubrirle, y de momento también parece ser que gracias a la presión mediática no ha habido pasos para el pacto, se quedó en conato.

Tremendo sería el escándalo dado de que los delitos del yerno del rey –nada menos que malversación de fondos públicos, prevaricación, falsedad documental y fraude ala Administración- se quedasen en agua de borrajas. Vergonzosamente ocurrió con alguno que otro. Mal está y dice mucho en contra de un Estado de Derecho, en lo que atañe al Estado y a la Justicia, que determinados chorizos, que en la mente de todos están, per fas et per nefas, por una cosa o por otra, hayan burlado la cárcel, quedándose además con lo robado, pero en Urdangarín estaría, como es evidente, mucho peor por ser un miembro de la Familia Real. Una razón también imperiosa para que la acción judicial llegue a su final es que la nación –digamos también el extranjero que tan pendiente está de este escándalo- pueda salir de la duda de si el rey ha intervenido o no en la conducta de su yerno.

Honestamente el primer interesado en la continuidad del litigio ha de ser don Juan Carlos por o para aclarar la grave imputación que le hace Diego Torres; ha de demostrar que miente su yerno en los e-mails dirigidos a su entonces amigo y socio. Ya a la infanta le será más difícil demostrar que no es copropietaria con su marido de bienes cuya legalidad de adquisición se discute judicialmente o, mejor dicho, ha quedado visto que es fraudulenta, a veces claro trincar del bienamado esposo. Aunque se dé por no enterada, de seguir la causa y hacerse justicia, tendrá que devolver la parte con que se ha beneficiado o participación. Otra cosa es que los fiscales y el juez la hayan marginado en el pleito. Al parecer esto no le basta, pues la enfurece que exista contra su marido.

Según Pilar Eyre a la infanta Cristina le disgusta grandemente que su padre haya dicho que “la justicia es igual para todos”. Cuenta la periodista que “se enfadó muchísimo, estuvo llorando durante casi una semana y se negó a ponerse al teléfono con el Rey en tres ocasiones”. ¡Caramba, qué sentido tiene de la justicia y también de la realeza, menos mal que ella no va a ser reina ni Urdangarín rey! Empieza por no aceptar el artículo 14 de la Constitución, que su padre al menos repite y da a entender basarse en él. Esperemos que no lo interfiera ni lo permita, como ella entiende, conforme su referida actitud pone de relieve. Ha de enterarse de que su augusto padre actuó con ellos cuando les puso a salvo, con verdadera benevolencia, pero que la sociedad civil no ha de tolerar los desmanes de un sujeto aun siendo yerno de un rey. 

No se halla satisfecha de los privilegios que tiene, sino que quiere estar por encima de la Justicia, que lo esté su cónyuge por ser tal. No es para felicitarla por su inteligencia y bondad. Ni el respeto a los ciudadanos que tienen a su padre de jefe de Estado, gracias a lo cual ella goza de lo que goza: un enchufe cómodo y pagado de… infanta. E igualmente él; asimismo pudo hacer sus fabulosos, increíbles, “””negocios”””  por ser miembro de la Familia Real. Uno y otra tiene lo que tiene por ser quienes son. ¿Y qué decir de estar tan unida al marido? Bien lo de ser dos en una misma carne, como se señala religiosamente, pero no en un matrimonio como el de ella. Si ninguno de los tres hermanos ha contraído la coyunda matrimonial que prescriben los cánones de las monarquías en general –especialmente la de España-, con lo que no dejan de haber dado un palo a la institución, como conoce y ha lamentado su propio padre, lo de Cristina de Borbón es todo un caso.

Hemos visto ya tantas fechorías –dice Jiménez Losantos-, tantos disparates y tantos delitos en el ámbito de la Casa Real, que ahora ya el Gobierno los persigue o los comparte, no hay término medio. […] El sujeto Urdangarín que en vez de apreciar lo que el conjunto de España hace por ellos se ha dedicado a saquearlos. Esto ya es bastante despreciable, pero que el Gobierno elegido por los españoles, los fiscales, que pagamos los españoles, los jueces, que pagamos los españoles, admitamos un bigardo sin escrúpulos, en un entorno sin decoro, saque el dinero que falta en las Administraciones públicas en España, en una crisis económica que no tiene precedente… Que esto suceda y el Gobierno les preste ayuda a estos despreciables sacamantecas… Tampoco es costumbre que el jefe del Estado, su hija la infanta, el yerno Urdangarín, etcétera aparezcan pringados en esta historia.

Sí, todo alucinante en sentido negativo. Nos hace recordar el título de aquella película de género comedia: “Pero… ¿en qué país vivimos?” Tenía mejor música –la tradicional y los ritmos ye-yes-, pero la música de ahora es una marcha fúnebre, que no en balde la crisis es una muerte en su sentido figurado de “ser en extremo molesta, insufrible, enfadosa”, tan insufrible que, tristemente, a más de uno ha llevado al suicidio. Mientras tanto el rey cruza el enorme continente de África para practicar junto a su actual amante Corina un safari, y la reina, por su parte, se consuela de las infidelidades de su consorte con sus viajes y no precisamente a El Pardo, sino un “poquito” más costosos. No sé cómo catalogarlo, desde luego no es solidaridad con el país que les tiene “como reyes”. Para ellos no hay crisis; ahora bien, hay que guardar las formas, por ética, y no es ético, no corresponde a sus obligaciones, acción que no implique amor a sus conciudadanos.

Los treinta y seis años que lleva doña Sofía de Grecia sin hacer vida con su donjuanesco esposo, lejos de haberla llevado a la costumbre –claro es que hay circunstancias a las que no puede uno acostumbrarse, sólo sufrirlas o no sufrirlas-, le hace ahora dejar de disimular una paz entre ellos que es inexistente, y así viene exteriorizando últimamente, y él la corresponde, la aversión que anida en ella. En las fotografías en que parecen juntos tienen una cara de espanto y no se miran. Con vistas a las Bodas de Oro se anunció que su celebración se reduciría a “una cena para las autoridades españolas a la que solo asistirán Felipe y su esposa Letizia. En una esfera más familiar, el aniversario será recordado con una misa con la asistencia de toda la parentela del Rey, incluidas sus hermanas y sobrinos, menos los ahora incómodos Iñaki y Cristina”. Pero acaba de publicarse que “la situación que viven últimamente no les dejará celebrar, aunque la excusa sea que el aniversario cae “en puente”.

¿Qué puente? Puente será en el calendario real; ahora sus puentes principales son Urdangarín, para el, rey, y Corina, para la reina. Doña Sofía quiere mucho a su yerno y dice de él que es bueno, bueno, buenísimo; don Juan Carlos admite dejar de matar elefantes pero no abandonar a Corina. Ésta es de la colección de amantes reales la que más realeza ha ostentado y la que tiene mayor popularidad, por ende de la que se siente la reina más ofendida, su más visible rival, pues esta señora no esconde sus relaciones con el rey, ni mucho menos, así como él tampoco, tanto es así muy ufano habló de ella a sus hijos. Éstos sí que están acostumbrados a este buen ejemplo de su padre. ¿Es ejemplaridad? No; en lo tocante al matrimonio de los reyes no hay ejemplaridad.

El de la infanta Cristina se encuentra en una encrucijada, cuyo desenlace puede remontarse al final de la causa al marido, influyendo el que vaya a la cárcel. Evidentemente como infanta tampoco el suyo es un matrimonio ejemplar, enrareciéndose además con vivir en la inopia, según gusta de afectar, en cuanto a ignorancia de lo que harto conocido de todos, cerrar lo ojos a la realidad. ¡Que le vamos a hacer, ella es así, Urdandarín ante todo, y preferiblemente Urdangarín y monarquía! Perder los privilegios que proporciona la corona aterra, de aquí que la reina no proceda, como es lo pertinente en su caso, abandonando al marido. Lo ha hecho la infanta Elena, pero es que su ruptura matrimonial no implicaba la caída de la monarquía.

El que todavía no ha dado otro modelo de “ejemplaridad” matrimonial es el príncipe, mas ello no deja de hallarse en función de que llegue a reinar, hecho sumamente improbable. De reinar y serle infiel a la reina Letizia, se dice que ésta no sería tan paciente como su suegra; vaya usted a saber porque, como digo, aterroriza el destronamiento, de aquí tantas farsas matrimoniales de uniones tales en reyes y que sólo existe realmente, es decir, en cuanto a la realeza pero no en la realidad. Hay, empero, que considerar que su cuñada Telma Ortiz, pareja de Enrique Martín-Llop con quien tuvo una hija, Armanda, y rompió con él al marchar desde Madrid a Barcelona para ocupar en el Ayuntamiento un privilegiado trabajo a dedo con paga de “hermanísima” de los príncipes de Asturias. Le ha dejado ante la perspectiva de su matrimonio a contraer, el 7 de julio de este año, co Jaime Burgo, hijo del ex presidente de la Diputación de Navarra. Si el caso de Telma no es tráfico de influencias, que venga Dios y lo vea. Por la Familia Real han conseguido pingües beneficios, ventajas, varios parientes consanguíneos o políticos; no es cosa –aquí- de hacer recuento.

Como es sabido de todos, fue Franco el instaurador de la monarquía en España tras dar de lado a Alfonso XIII, que poco tiempo sobrevivió a la guerra civil, y a Conde de Barcelona en cuanto a restauración. ¿Hubiera elegido a Juan Carlos de haber sabido que antes de casarse tuvo una hija con la condesa Olga Nicolis? Ésta no quiso hacerle daño, dificultar que llegara a ser coronado, teniendo trámites judiciales. Para conseguir el puesto de rey hubo de aguantar a su protector, que unas veces fue amable con él, y otras no tanto. Tenía competencia, y el dictador se había reservado de por vida la potestad de elección de rey, cambiar la misma si así lo estimaba. Por parte la familia Franco, durante la vida de él, hubo de sufrir el entonces Príncipe de España, y también doña Sofía, desaires, humillaciones, sin descartar en ellos al marques de Villaverde, tanto más cuando las cosas se complicaron con la boda de la nieta mayor del general con Alfonso de Borbón Dampierre.

Aparte de la conducta “no ejemplar” del rey Juan Carlos en su vida matrimonial, se le cuelgan sambenitos de otra clase; se habla  –en libros y en Internet- de sus negocios, y los negocios pecuniarios son ajenos y prohibidos al papel de rey constitucional. Una vez más me pregunto por qué no se defiende ante las imputaciones que le ha dirigido el coronel de Estado Mayor e historiador Amadeo Martínez Inglés entre las que le niega veracidad del 23 F. Léase su libro “23 F El golpe que nunca existió”. Fue, sostiene, un montaje. De su acción última (¿?) le ha quedado descrédito, y a este sambenito se aúna la duda que suscita las manifestaciones del abogado defensor de Diego Torres en cuanto a lo ya apuntado: ayuda del rey a los trinques de su yerno.   

El panorama que presenta la monarquía, que ha ido de mal a peor, no es indubitadamente de ejemplaridad en ninguno de sus miembros, la misma reina de la que, Juan Balansó, dijo que no ha hecho nada bueno ni nada malo, ha cometido, situándose a ultranza al lado de Urdangarín, un craso error. En cuanto a la parentela hay bastantes que distan mucho de ser impolutos, digamos.  En cuanto al matrimonio, también el divorcio está a la orden del día.

Por: MANUEL LÓPEZ PERALTA                       

                                                      

                                                 

Si te gustó comparte con un clic :
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting