Google EN CAIDA LIBRE ~ Ultimas noticias press

abril 14, 2012

EN CAIDA LIBRE

La clase política al margen del código de barras de sus respectivas siglas, la única función que desempeñan, es dar maquillaje de legitimidad a una democracia falseada.


Como modelo predecesor y soporte de la organización de nuestro esquema de producción y consumo; la economía de libre mercado, sustentada en las fluctuaciones de la oferta y la demanda y la intervención puntual del Estado en el papel de garante de la libertad de competencia, con el paso del tiempo, por anómala sucesión derivó en un nuevo formato organizativo, caracterizado, por el predominio de un régimen empresarial de solidez simulada, que asistido por la ingeniería financiera, marcó el protagonismo de los mercados tomando por único objetivo las operaciones de alto riesgo como acceso a cuantiosos y rápidos beneficios, sin existencia de otro valor añadido que el meramente especulativo.

La clase política en caída libre
Obviamente con semejante deriva por exponente; más que sorpresiva, la extensa e intensa crisis que se avecinaba no resultaba ser un clamor sino un estruendo, que tan solo la simulada torpeza de sus progenitores por interesada o la pasividad de los políticos por escolta, parece que conjuntamente no quisieron detectar con la anticipación debida sus demoledoras consecuencias.

Así fue, como la economía de libre mercado sucumbió ante la agresión inmisericorde de la élite financiera y la colaboración necesaria del entramado político, dejando vía libre, a la autocracia de los mercados como sistema de remplazo, cuyas secuelas además de los perjuicios netamente economicistas, desencadenó un receso del desarrollo sostenible precedente, que trajo implícito la escisión de las políticas de evolución social y la evasión del reparto equitativo de la riqueza.

Por tanto en la historia de esta crisis económica, están identificados con absoluta precisión los verdaderos artífices del descalabro, que para nada se corresponden con el empresario sumido en la ruina, ni el enfermo recortado de atenciones, ni mucho menos con el alumno al que intentan esquilmarle la docencia.

Esas son las victimas propiciatorias, los sujetos inocentes, que padecen la causa del efecto, aspecto indicativo de que esta crisis no solo es económica sino total y extensiva , máxime, cuando los autores efectivos de la quiebra colectiva, después de sumirnos en la noche de los tiempos, ahora, como si tal cosa fuera, prosiguen su rutina de despropósitos erigiéndose en redentores, de sus propias incompetencias. Esto es inconcebible, resultando cuando menos inaudito sean los propios demonios quien se oferten a liberarnos del infierno.

Por más representación de soberanía que intente proyectar, la clase política al margen del código de barras de sus respectivas siglas , la única función que desempeñan en la actualidad, es la de dar maquillaje de legitimidad a una democracia falseada, pues haciendo dejación de las atribuciones de su condición de depositarios de la soberanía popular que les confieren las urnas, increíblemente, otorgaron plenas competencias a los mercados, para que sean estos, quienes regulen en exclusiva y dirijan unilateralmente el proceso económico a su antojo, mientras ellos mantienen como única reserva el papel ejecutor al dictado de las apetencias sin límite de los ordenantes económicos. Pero este déficit democrático tiene un historial de veinte años de entrega; coincidente temporalidad con la que Hans Tietmeyer, Presidente del Bundesbank diese la alternativa a la dictadura de los mercados, con aquel sublevado pronunciamiento, "Ustedes, señores políticos, tienen que acostumbrarse a obedecer a los dictados de los mercados", proclama, que se trasformó en el lema de la máxima institución europea.

Panorama de una democracia maquillada que la clase política está elaborando
Pero si el panorama pinta oscuro desde una óptica general, visto desde el patio de butacas del Estado, la escena se agrava, al comprobar que el referente en materia, resulta ser un hibrido, definición apropiada para distinguir la doble condición de Luis de Guindos, pues el hoy político, Ministro de Economía era la cabeza visible de para España, en la época en que esta entidad entró en quiebra por las hipotecas subprime que condujeron a la fractura de la economía mundial, con el agravante de administrar posteriormente la liquidación de la propia Lehman en la bancarrota a través de Pricewaterhouse Coopers, curriculum que para nada le aportan las condiciones de neutralidad e independencia que debieran presidir su función como ejecutivo de Estado.

No hay duda que el actual modelo económico, es el desencadenante del clima de inestabilidad y elevada exposición de riesgo que estamos padeciendo. Si la clase política quiere evitar ser menos responsable de la debacle económica que los propios mercados, no tiene otro remedio que reconducir la situación, que obligatoriamente, pasa por reconquistar la jerarquía, democratizar la economía y sus estructuras institucionales. Supuesto contrario, seguiremos cabalgando a la grupa de una prima de riesgo desbocada, o deslizándonos por un permanente tobogán bolsista, etc., etc.; y de ser así, a los políticos de todo signo, se les acabó el pretexto de seguir derivando su culpabilidad a los mercados.

Autor: Xosemanuel Galdo-Fonte

Si te gustó comparte con un clic :

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting