Google Bronca chófer del rey ~ Ultimas noticias press

agosto 31, 2012

Bronca chófer del rey

El chófer del rey Juan Carlos recibe tremenda bronca del monarca y el Borbón recibe otra bronca, ésta vez de los funcionarios.

Juan Carlos I - último- de España ha sido pillado infraganti por las cadenas de televisión dando tremenda bronca al chófer y al parecer incluso golpeandole en un brazo.

No más robos Juan Carlos


Investigando sobre el suceso del rey con su chófer he averiguado que lo que no queria su Graciosa Majestad Juan Carlos de Borbón, era que el chófer aparcara tan cerca de la masa sucia; trabajadores que estaban protestando por los robos que él, su familia y el gobierno estan llevando a cabo contra el pueblo español.

Por cierto los medios de comunicación lo confiman: Juan Carlos golpeó a su chófer.

Y es que la profesión de chofer de éstos demócratas de pacotilla conlleva derechos a broncas, a insultos, a inmiscuirse en asuntos delictivos e incluso a vender su dignidad acompañando a su ilustre a la peluqueria.

El Borbón tan campechano como siempre ha sido grabado recriminando al chófer por no aparcar donde su "graciosa" pretendía, para así  evitar dar unos cinco pasitos extras sin cobrar nada por el excedente de esfuerzo que le ha supuesto desplazarse a la DGT para hacer pública su "selinidad".

Como ruido de fondo otras broncas, ésta vez pitidos contra el monarca, pero su Majestad se las pasa por el real arco del triunfo.

Al parecer el esfuerzo de ir a ver al Ministro de Interior a la DGT supone un mayor sacrificio que el que tuvo que hacer para ir a Botswana a matar elefantes con su "sabrosa amiga". Y como vereis en el vídeo, total el fin era decir cuatro chorradas seniles a los agentes de tráfico.

Trabajo cumplido a miles de euro la hora y con pasos extras que seguro no le pagaremos, a quien sí le puede salir bien caro es al chófer.

Sabino Fernandez Campos por ejemplo se dice que se enteró de su dimisión en un desayuno al que lo invitó el Borbón. Juan Carlos en un momento del dispendio pregunta a la reina: Sofia ¿te has enterado que Sabino nos deja?.

Chofer: otra bronca sonada.

 ¿Recordais a la Celia Villalobos? Manolo. Según la Popular Celia, su chófer no era mas tonto porque no entrenaba.
Va a resultar que ser chófer de la clase política es una profesión de riesgo. Que se lo pregunten al chófer  del ex director general de Trabajo encarcelado, Francisco Javier Guerrero, Juan Francisco Trujillo, quien asegura que compró cocaína con parte de las ayudas públicas.

En otros casos el chófer es insultado sin palabras, se usa como a un perrito faldero, para que acompañe a su ama.

Es así como la actual alcaldesa de Madrid atentaba contra la dignidad de sus choferes y guardaespalda al obligarlos a acompañarla a la peluqueria.



Lo cierto es que en éste país de marionetas, la falta de respeto es generalizada ya seas chófer o taquígrafo, mientras no pertenezcas a la casta política no espere que seas respetado, aúnque lo que acaba de suceder un manotazo al chófer como al parecer ha pasado en el caso de la bronca del Rey Juan Carlos a su piloto.

Queda en mano de la prensa observar si en posteriores salidas de "trabajo" el monarca ha cambiado de chófer.

Si los chóferes hablaran........ nos enterariamos que los políticos y no sus asalariados,  no son más tontos e inútiles porque no estrenan.

Si te gustó comparte con un clic :

1 comentarios:

posesodegerasa dijo...

Si es que estos súbditos son unos ingratos. Se digna el monarca acercarse a la sede de la DGT, y una horda de sindicalistas y otras gentes de mala vida (mala por la pérdida de poder adquisitivo, y, con los recortes, yendo a peor) se ponen a abuchearle como si fuera un tenor desafinando. A él, ese padre abnegado que procura (y logra) que su hija no tenga que poner el pie en una corte de justicia, a ese pozo de sensibilidad al que el paro juvenil le quita el sueño (tal como declaró en un acto en el que, por cierto, luego se durmió), al íntegro e inspirado "speaker" que nos acompaña en las cenas de Nochebuena recordándonos que todos los españoles somos iguales ante la ley -aunque no nos aclare luego de qué nacionalidad es él, que por ley es irresponsable, "ergo" no igual-, este pro-hombre, viéndose objeto de una berrea otoñal digna del celo del muflón pirenaico. ¡No hay derecho!

Y, claro, luego pasa lo que pasa, que este campechano hijo de Dios es, al fin y al cabo, humano, y con alguien tiene que pagar su frustración y estrés. Pito, pito, gorgorito, ... ¿a quién le toca? Pues, es ley de vida, a quien está más cerca, que en este caso es el chófer. ¡Toma bronca real!.

La lástima es no poder disfrutar de la "peta" (perdón por la vulgaridad, he querido decir "alocución") que le está dirigiendo el monarca al operario del volante. Teniendo en cuenta la claridad de conceptos de Su Majestad me imagino que algo así como "¡Aquí se hace lo que yo digo, y si digo que entres con el coche en las dependencias, entras, y si te digo que atropelles a las autoridades las atropellas, copón, que soy el Rey! ¡Vaya súbditos que tengo! ¡Luego se extrañan de que pase fuera todo el tiempo que puedo!"

¡Afortunado chófer, a quien los dioses han otorgado la ocasión de contribuir al desahogo de la ira borbónica! ¡Y vaya ira! O estoy cayendo en la sobreinterpretación de los ademanes regios, o en el segundo cinco del video de "la Sexta" "JuanCar" propina una campechana cachetada en el brazo al auriga que le ha dejado tan lejos de las autoridades que le han de cumplimentar. Eso es valor, reciedumbre y tradición patria, que la letra con sangre entra. ¡Este es nuestro Rey! Un hombre sencillo que no necesita ir bajo palio como aquel que ustedes ya saben. Un jefe enérgico y severo que cuando hay que dar una manguzada, la da, exponiéndose a que el empleado tenga también un mal dia y se la devuelva

¡No!, ¡eso no quiero ni pensarlo!, sería delito de sedición y probable motivo para fusilar allí mismo al osado.

Quiero pensar que éste se habrá deshecho en disculpas, que Su Majestad generosamente acabará por aceptar. Aquí todo se arregla con once palabritas: "Lo siento mucho, me he equivocado, y no volverá a ocurrir". Con unos latigazos en palacio y quizá el despido, todo arreglado.

¿Qué esperaba el errado chófer? ¿Corrección en el trato? El rey es inviolable, y si quiere descargar sobre la servidumbre -o sobre tí, atento lector- una "hondonada de hostias", está en su derecho y aquí no hay más que hablar ... ¿No entra sin el cinturón de seguridad puesto ... en plena sede de Tráfico? ¡Pues ya está dicho todo!

Olvidemos la anécdota, y cantemos todos a coro: "Precauciooooooón, amigo conductoooor, la monarquía es peligrooosssa ..."

¡Viva el Rey!
¡Y cuanto más lejos viva, mejor!
¡Al exilio!!! (y conduciendo él)


(http://astillasderealidad.blogspot.com.es/2012/08/su-majestad-don-juan-carlos-palito.html)

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting