Google Corrupción in crescendo ~ Ultimas noticias press

marzo 07, 2012

Corrupción in crescendo

Corrupción in crescendo (En clave literria) .En aumento progresivo ha llegado a la Familia Real que hoy día se ve en uno de sus miembros acusado por la Justicia de delito de falsedad documental, prevaricación, fraude a la Administración y malversación de caudales públicos. Y en deliberación se está entre los mismos jurídicos y a petición de la inmensa mayoría del país de imputar a otro familiar, ya consanguíneo, que, lógica y naturalmente, se le ha de considerar conocedor de las andanzas delictivas del encausado: una esposa no puede ignorar éstas –máxime en un matrimonio normal en cuanto a convivencia-, aunque tanto un cónyuge como el otro sostienen ignorancia. En ello se mueve el celebérrimo –obviamente el superlativo es en sentido peyorativo- Urdangarín tanto en su defensa como en inculpación de su esposa. Él es el que “nada sabía”, “no me consta”, “no recuerdo”; ella la “no enterada”. Uno y otro se enriquecieron sin notarlo siquiera, sí que se dio cuenta que el socio le estaba robando; bueno, ¡de algo había de enterarse en su papel de presidente del Instituto Nóos! Si acostumbra a presidir con tal diligencia… De todas maneras, y aun siendo víctima, según declara, de Diego Torres, no puede decir le haya ido mal económicamente. Es de suponer que esto le constará.

Al paso que vamos de “chorizo” por aquí, “chorizo” por allí, “chorizo” por doquier, va a encajar estas palabras evangélicas: El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. (Juan 8,7) Jesús pronunció esta frase porque sabe cuán extendido están los estragos motivados por el sexto y noveno mandamientos del Decálogo. En el “Libro del Buen Amor”, dice Juan Ruiz, Arcipreste de Hita:

Como dice Aristóteles, cosa es verdadera,
el mundo por dos cosas trabaja: la primera,
por haber mantenencia; la otra cosa era
por haber ayuntamiento con hembra placentera.

(Es calificado por Menéndez y Pelayo de “clérigo libertino y tabernario; un escolar nocherniego, gran frecuentador de tabernas; un clérigo de vida inhonesta y anticanónica”).

De estos versos se ha dicho, lo que a la vista tenemos, que “declaran una filosofía materialista, concupiscente y carnal, de la vida”. No deja de ser lo que priva, lo que tiene general aceptación, y que pudiera no estar del todo mal si es dentro del límite que impone nuestra existencia en el orden de la moral –cristiana o no cristiana-, que admite una noble aspiración, siempre basada en nuestras posibilidades y esfuerzo, sin daño a nuestro prójimo, sin auparnos derribando, sin que se dé en nosotros el aserto de Thomas Hobbes: Homo hominis lupus, el hombre es lobo del hombre. Peor aún, pues para Baltasar Gracián el hombre es peor que las fieras; al hablar, en “El Criticón”, de armas del hombre escribe:

Y, porque lo entiendas, advierte que entre los leones y los tigres no había más de un peligro, que era perder esta vida material y perecedera, pero entre los hombres hay muchos más y mayores: ya de perder la honra, la paz, la hacienda, el contento, la felicidad, la conciencia y aun el alma. ¡Qué de engaños, qué de enredos, traiciones, hurtos, homicidios, adulterios, envidias, injurias, detracciones y falsedades que experimentarás entre ellos! Todo lo cual no se halla ni se conoce entre las fieras. Créeme que no hay lobo, no hay león, no hay tigre, no hay basilisco, que llegue al hombre: a todos excede en fiereza. […] Todo es arma y todo es guerra, de suerte que la vida del hombre no es más que una milicia sobre la haz de la tierra.

Es la reoca, en su más negativa calificación, que la política se constituya en el peor mal a sufrir: Tener que pasar por una política de corrupción. Y así fue la dictadura y así está siendo el reinado de Juan Carlos I. ¿Cuándo va a pasar a moderatto y al final de este movimiento concluir esta sinfonía que parece interminable? Cuando quieran enterarse TODOS los políticos de este aserto de Antonio Gala: A la política va uno a aprovechar, no a aprovecharse. Está claro, aunque muchos de ellos no lo entiendan, ya dice Bertrand Russell que los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer lo posible imposible. Si depusieran TODOS su avaricia, en base a un sentido de dignidad, honestidad, no habría crisis económica ni se hubiera llegado a la tremenda en que nos encontramos. Pero ya lo señala san Pablo en su 1ª Carta a Timoteo: La raíz de todos los males es la avaricia. Y añade: De la cual arrastrados algunos, se desviaron de la fe, y se sujetaron a muchas penas. Generalmente, la fe les trajo al fresco. Y si católicos practicantes, continuaron con su hipocresía, igual que con la sociedad.

¿Se llegará algún día a la política que desea el citado poeta, comediógrafo y novelista, Antonio Gala, y que no otra podemos querer los hombres de buena voluntad? Yo aspiro a una política –dice- que no combata más que a un enemigo: el egoísmo, y no escuche más que a un oráculo: el corazón. Hasta aquí todo es mentira, y cuesta verlo aun cuando nos advierta Schopenhauer que debemos considerar la vida como una continuada mentira, en las pequeñas cosas y en las grandes. Sí, entre lo que nos engañamos y nos engañan… “No se les ocurre nada más ingenioso ni coherente”, se ha expuesto en un programa radiofónico a la vista de cómo la Familia Real, con respecto al yerno “real”, dice una cosa y luego la contraria, mientras también implican contradicción con hechos. Y surgió la alusión a si habrán alojado al matrimonio en cuestión en, Madrid, en La Zarzuela, y, en Palma, en Marivent, para intimidar al juez. ¿Dónde está el haberles apartado? Lo que vemos es que única y exclusivamente ha sido de los actos oficiales. Es indubitado que serían abucheados a gritos como lo fue él en la calle de los Juzgados de Palma, por mucho que SS. MM. estuvieran presentes. Nada tienen ya que representar, referente a la nación, en política, e independientemente de que se consiga o no la debida condena jurídica.

Sobre el tripartito: Urdangarín – infanta Cristina – Casa Real, siempre sale a la palestra algo nuevo. Ahora resulta –leemos en Internet- que hace mal uso de su cargo un asesor jurídico de la Persona, Familia y Casa de S. M. el Rey; “hay serios indicios racionales de tráfico de influencias y malversación de caudales públicos, al menos desde 2006”. Etcétera. Ha sido denunciado mediante escrito dirigido al Juzgado de Instrucción nº 3 de Palma, engrosando la causa contra Urdangarín, por Miguel Gallardo Ortiz, ingeniero, criminólogo, licenciado en filosofía y diplomado en Altos Estudios Internacionales, quien, tras su muy relevante prestigio académico, da todos sus datos, teléfono, una dirección y su E-mail. En verdad que le va el primer apellido, no puede ser mayor gallardía la suya. Este nuevo referente como importante corrupto –importante por su cargo, ya dicho, y por la clase y magnitud de la corrupción imputada- es José Manuel Romero Moreno, conde de Fontao y marqués de San Saturnino -desde 1993-, el que hizo un estudio de los asuntos de Urdangarín.

Como reza el título de la comedia de Rojas Zorrilla, “Entre bobos anda el juego”. No son precisamente bobos, pero puede descubrirse, de ello está tratando la Justicia, que son peores. El otro que al parecer va a tener que sentarse en el banquillo es el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, por ser la persona de confianza, su asesor, de Urdangarín, y del que la Casa Real se desvinculó en medio del escándalo de dicho yerno del rey y sus ayudantes. El tema, incuestionablemente, está tomando muy mal y feo cariz, y debiera actuar la Familia Real con ocurrencias acertadas. Siempre, por supuesto, atender al pueblo que les sostiene y siendo también consciente de que los ciudadanos no están obligados a tener monarquía sin otra base que la voluntad de los reyes. Y ya pueden percatarse de que frente a ellos no tienen lo que suelen denominar la chusma.

¿Quién puede ser del mismo criterio que doña Sofía de Grecia cuando asegura que “Urdangarín es bueno, bueno, buenísimo”? Es muy dueña, ya lo dije en otra ocasión, de presentarle cuán virtuoso quiera, pero es herir a toda la escala social que se halla indignada de su conducta, tanto más reprobable siendo de la Familia Real, y tras probar que sólo es un virtuoso de dar pelotazos. ¿Cómo puede gustar la prensa de que la Casa Real acostumbre a mantenerse hermética cuando ha de facilitarle noticias que deben dar por contener éstas gran interés nacional? Resulta despectivo para la misma y para el ciudadano. Jefe del Estado es estar al servicio del Estado, lejos de entender que el Estado es el que está a su servicio; nos hallamos ya muy lejos, y no sólo cronológicamente, del rey francés que pronunció “El Estado soy yo”.

Que el rey Juan Carlos haya tardado tantos años en descubrir las múltiples irregularidades por las que se ha abierto causa penal contra su yerno, es increíble –inverosímil en todo rey-. Como es sabido, el coordinador federal de IU, Cayo Lara, piensa que si Urdangarín es encontrado culpable por la Justicia habrá que preguntarse si el rey encubrió a un delincuente. Tiempo atrás se le ocurrió manifestar a Peces Barba que el rey no iba a denunciar a su hija. No estoy de acuerdo –tampoco, obviamente, en el improcedente paso que dio la reina retratándose con su yerno en plena acusación judicial-, porque en primer lugar está el cumplimiento de su papel de reyes: No le fue agradable, valga de paradigma de cumplir con el deber, a Guzmán el Bueno su conocido hecho heroico, pero se debía a su rey, Alfonso X el Sabio. Asimismo es clarividente que el rey –un rey, por hacerlo indeterminado- no puede tapar corrupción en general, y menos en el seno de su familia.

Urdangarín ha anulado el “privilegio” de que el español no pudiera inmiscuirse en los asuntos privados de la Casa Real y sus miembros, pero ya la monarquía puede ser cuestionada; había, respecto a la institución y los reyes, príncipes e infantas, como un tácito pacto de silencio, intransparencia de sus actividades privadas. Dándose esta circunstancia fácil era proclamar unas costumbres ejemplares, no pasaban por escrutador alguno, así la posibilidad de actuar a rienda suelta, o sea, sin sujeción y con toda libertad. Recientemente se ha difundido una presunta amante rusa de Urdangarín, al menos un ligue, lo que hace poco más de un trimestre hubiera sido imposible publicar. ¿Qué pasa, que el matrimonio está estigmatizado por enriquecimiento injustificado, cuya devolución de riqueza solicita la ciudadanía, y ahora lo va a estar la esposa por reputársele a él de esposo adúltero? Ya no basta con que se proclame que la infidelidad conyugal del rey. En, fin, ejemplaridad por doquiera y en todo.

Por: Manuel López Peralta

Si te gustó comparte con un clic :

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting