Google EN QUÉ VA A QUEDAR EL ESCÁNDALO REAL, QUE ES UN REAL ESCÁNDALO ~ Ultimas noticias press

febrero 10, 2012

EN QUÉ VA A QUEDAR EL ESCÁNDALO REAL, QUE ES UN REAL ESCÁNDALO

en que quedará el escándalo real
Escandalo real ¿en que quedará?
   No seamos infantiles, que el infantilismo no deja de ser un defecto psicológico. Pilar Urbano, en su biografía de doña Sofía dijo que el Rey era consciente de todo lo que ocurría desde hace tiempo. ¡Y tan “desde hace tiempo!, lo sabía desde el inicio; como ha asegurado literalmente en Crónica Rosa su director, Federico Jiménez Losantos, el Rey es el primer responsable y último de todo lo que se ha hecho en la Zarzuela y de lo que pasa ahora con Urdangarín. Lo de menos es el datar el conocimiento de la actividad de Urdangarín por su suegro, lo importante es que en el año que se manifiesta se enteró el Rey de los… “negocios”, sacados a la luz ahora, su yerno –el trinque, como dice el citado periodista- no procedía colocarle en EE.UU. -evidentemente poniendo tierra, en este caso agua, por medio-, sino haber tomado drásticas medidas, porque por encima del parentesco está la condición de rey, la del servicio al país en que reina. Recordemos las palabras que las Cortes castellanas dirigieron a Carlos I al presentar juramento ante las mismas: “Habéis de saber, señor, que el rey no es más que un servidor retribuido de la nación”.


Haciéndome eco del aserto del magistrado del Tribunal Supremo, don José Ramón Soriano, es incontrovertible que si hay que meter a Urdangarín en prisión, se le mete, según expone textualmente. Que hay que meterle en la cárcel es opinión unánime de los españoles, como también lo es que “por ser vos quien sois” la burlará. El vehemente deseo de la ciudadanía, como se expone por acá y acullá, es que se le castigue por su corrupción tan señalada y detallada por la Policía y el juez instructor de la causa penal; muy triste sería, funesto, deplorable a más poder, que se viera frustrara, desvanecida, esta esperanza. De momento se ha descartado de manera sumamente abstrusa a su esposa y copropietaria en bienes raíces.

Como dice el mencionado magistrado, citarla contribuiría a que la ciudadanía creyera en la justicia. No se la puede dejar fuera ni evitar que declare, porque no tiene ningún privilegio. Al margen se la tiene por ahora, mas antes o después se hará inexorable no ya que preste declaración, sino ser incluida en la causa. En multitud de publicaciones se habla de que “no sólo Ignacio, también Cristina”, y lo digo sirviéndome del título de un artículo de Jaime Peñafiel. Si tras lo que hasta aquí sucede con la infanta Cristina: inhibirla de posible responsabilidad, a su cónyuge le cae una condena benévola, mimándole, sería ya el colmo, en este quedarse todo en aguas de borrajas, constituiría, visiblemente, el súmmum pisar al pueblo sufridor en la acepción de “pisotear moralmente a alguien, tratarle mal humillarlo” (DAE).

No de manera única moralmente, habiendo en España más de cinco millones de personas sin trabajo, en verdadera asfixia económica. Palacio y pisos para el matrimonio Urdangarín-Borbón pagados con dinero público; por el contrario, no poder pagar la leonina renta, o la hipoteca de la vivienda, y verse en la calle y sin sus pertinencias domésticas, encontrarse sin casa, sin techo. Ya son llamados los sin-techo, y aumentan en progresión geométrica. La crisis ha creado mendigos, y ya no hay suficientes camas en los refugios ni se pueden dar tantas comidas gratuitas. Españoles en inacabable suma y sigue en el derrotero de morir de inanición y/o hipotermia. Pero los corruptos, los cacos, mientras tanto enriqueciéndose con toda indiferencia al ciudadano y a la nación. Robar al Estado siempre es condenable, aunque haya desaprensivo que no lo crea, pero cuando éste se encuentra en crisis económica y, como resultante, incrementando impuestos y tomando otras medidas que en definitiva redundan en perjuicio del poder adquisitivo del contribuyente y hasta del no contribuyente, es suma vileza.

Puesto de manifiesto que en tales acciones indignas e infames ha incurrido un miembro de la Familia Real es lógico y natural que el público reaccione de la manera que lo está haciendo. Tal familia, como ya he dicho, pero nunca se repetirá lo bastante, vive a costa del erario público que es decir del trabajo de la ciudadanía, de sus impuestos, entonces cualquiera de ellos es el menos indicado para actuar como lo ha hecho el susodicho familiar. Están probadas, porque pruebas se presentan, las acusaciones que se le hacen judicialmente a Urdangarín, por tanto en la cita con el juez podrá negar cuantos delitos se le imputan: falsedad documental, prevaricación, fraude a la administración y malversación de caudales públicos, negarlo es cuestión de cinismo, lo que no podrá, negando la realidad, es dar un mentís, contradecir categóricamente, los delitos que perpetró. Sencillamente, ahí están.

Puede hablarse de prescripción, esto es otra cosa. ¿Quién tendría la culpa de que los delitos hayan prescrito? Según Gregorio Peces Barba, superviviente padre de la Constitución, tratando de defender a su amigo personal don Juan Carlos, o sea, la monarquía, expone que los avisos del Rey por sus negocios le entran por un oído y le salen por otro. Le avisó, dice, varias veces, y no indica cuántas ni en qué ocasiones. A ver si va a ser que no le entraba bien por los oídos, ya que se habla de que padece sordera. Y también se ha dicho que es sordo pero no manco. Refiere este incondicional que le consta que el Rey preguntó a Urdangarín por la procedencia de los ingresos que le facilitaban el alto nivel de vida que tenían, pero no le hizo caso. No puede ser, lo diga quien lo diga, alguna respuesta le daría, y en cualquier caso que lo hablara con su hija. Lo significativo de la entrevista con este artífice de la Carta Magna es que le pregunte al entrevistador: ¿Usted hubiera denunciado a su hija públicamente? Bueno, el entrevistador no es rey. Un monarca tiene la obligación de controlar la conducta de su familia; no haberlo hecho, le ha sido recriminado a Juan Carlos I en España y en el extranjero, incluso por la Asociación Monárquica Europea.

No puedo, empero, dejar de tildar de ingenuidad la invitación por parte del presidente de la misma, de que la Casa Real aclare lo ocurrido; tal aclaración no la ha hecho ni la va a hacer el actual Borbón reinante en España, como tampoco lo realizaron otras casas reales en análogas circunstancias por mucho miedo que les infunda el riesgo de ser destronados. Quizá consideren que si riesgo implica callarse, riesgo igualmente contiene hablar, y al Rey le venga mejor lo segundo. Yo le indicaría que se documentara al respecto, le puedo indicar bibliografía. En cuanto a Internet le recomendaría, por ejemplo, la página titulada “Los escándalos de las casas reales europeas” -04. dic. 2011 | J. A. Fuster-, cuyo subtítulo es “Casi todas las casas reales europeas tienen su propio “caso Urdangarín”. Por otra parte, y como dice el citado Jiménez Losantos, el Rey es el primer responsable y el último de todo lo que se ha hecho en la Zarzuela y de lo que pasa ahora con Urdangarín. Si él tuviera categoría moral y valor para echarlo, ya lo había echado. Y hubiera empezado echándolo de Telefónica.

Urdangarín no respeta lo más mínimo al suegro ni al cuñado; a una observación que le hicieron por teléfono, les contestó retador: En España cada uno hace lo que le da la gana, y yo también. Sea por lo que fuere, el suegro no metió en vereda al yerno en su momento, y ya no puede ser a esta altura; como diría Sancho Panza, vale más dejallo que meneallo. Uno y otro se han llevado una sorpresa tremendamente amarga, ambos confiaban que nunca se descubriría el trinque con que se enriquecían, y el matrimonio –yerno e hija- pensaron –más- que aun descubiertos estaban blindados de la acción de la justicia que no se atrevería a pronunciarse contra ellos. El Rey sí llegó a temer, y por ello decidió que se ausentaran de España, con lo que ya se quedó tranquilo, los había protegido a ellos, y con ellos, a toda la familia.

En la Familia Real, en la que ya había el nada edificante caso de la discordia matrimonial de los monarcas, ha surgido un general desbarajuste; como comenta José Oneto en un reciente artículo en “La República”, la división existente dentro de la propia Familia Real sobre el mismo escándalo, la presión de los medios y la negativa del propio Urdangarín a seguir ningún tipo de instrucción o sugerencia emanada de la Casa, han convertido la actuación del yerno del Rey, en un auténtico problema que tendrá inevitables derivaciones políticas y penales. Porque, según todos los datos, esto no ha hecho más que empezar. Pensando, igualmente, en que el problema se haría mayor y se enconaría, en su principio Cayo Lara emitió lo mismo: esto no ha hecho más que empezar. Para tratar de evitar que sea condenado el matrimonio en cuestión ya hay indicios, ya se vislumbran, ciertas interferencias en el camino de la justicia para dar al traste con ella.
El Rey, precisamente por su papel de tal, no debe intervenir ni a favor de su propia hija. ¿Por qué estándose escudriñando tanto en la instrucción de la causa penal se excluye a la infanta? Habrá que protestar, “todos a una Fuenteovejuna”, y ya ha iniciado judicialmente su protesta Manos Limpias. Tras de que el acusado por presuntas estafas y otros presuntos delitos pase por el Juzgado, veremos con más claridad si es igual ante la ley que cualquier otro español. Al día de hoy el hecho de que se haya accedido a no grabar su declaración, decepciona, huele a privilegio “real”, ya no se observa fielmente el artículo 14 de la Constitución. Es minimizar la información a la ciudadanía, la cual, evidentemente, no tiene la culpa de que sea la primera vez que un miembro de la realeza se le juzga por delito penal.

Habla su portavoz, el abogado señor Pascual Vives, porque el acusado parece mudo, de que probablemente Urdangarín pedirá perdón. ¡Nitchevo!, no importa; ningún condenado evitó cumplir la condena, pidiendo perdón, y de no haber condena sería el acabose contra la justicia y la nación.

Autor: MANUEL LÓPEZ PERALTA

Si te gustó comparte con un clic :

3 comentarios:

Anónimo dijo...

es un comentario valiente y que demuestra que hay todavia gente que dice la verdad sin tapujos,porque aqui parece que tenemos miedo y tenemos que aguantar una familia llena de privilegios y que encima nos roba a todos.A veces pienso que este pais se merece el rey que tiene,porque el rey esta para servir a España no para servirse de Ella.

Anónimo dijo...

El rey con toda su prole deberia irse de España,porque lounico que hizo fue vivir sin dar golpe y robar cada vez que podia ,lo que pasa que su yerno encima es tonto y ni siquiera eso sabe hacer ,por eso le mando marchar fuera,sino fuera un corrupto le hubiera dado una sanción y no le regalaba un puesto tan importante como el que tiene en telefonica,pero luego dice que somos iguales ante la ley.CREE QUE SOMOS TONTOS.

Anónimo dijo...

FAMILIA REAL VAYANSE DE ESPAÑA.A ROBAR A OTRA PARTE.ESTAMOS CANSADOS DE LOS PRIVILEGIOS Y DEL CINISMO Y LA POCA INTELIGENCIA DE LOS BORBONES.EGOISTAS Y LADRONES

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting