Google España capital Berlin ~ Ultimas noticias press

mayo 20, 2012

España capital Berlin

No saldremos del atolladero manteniendo la inadmisible decisión de tomar como propias las políticas impuestas por quien goza de una realidad socio económica, que por positiva, difiere en lo sustancial de la limitación de nuestra posición específica.


Cuando en un estado, el poder ejecutivo es desempeñado por un equipo de gobierno cuyas decisiones por desacertadas e inconexas, son indicativas de su incapacidad para el desarrollo de las funciones atribuibles al cargo, entonces en ese país, además de estar en situación de alto riesgo dirigente, es evidente que los electores, o bien han sido sujetos de un fraude electoral, o han equivocado la orientación política del voto. En cualquier caso, la realidad de los hechos, vendría a demostrar que hasta la grandeza democrática tiene su lado imperfecto.



El resultado de esa imperfección, llega al ruedo español cada viernes después del consejo de ministros, cuando la portavoz Sáenz de Santamaría, nos pone al corriente de las últimas medidas acordadas por el ejecutivo como solución a la crisis económica que nos atenaza, y cuyos contenidos, demuestran ser la solución de nada.

Eso es así, por cuanto, tras unos meses de gobierno y una desenfrenada y obsesiva oleada de recortes para cumplir los objetivos del déficit, los efectos paliativos de tan arriesgada política arrojan un balance negativo, peor si cabe, que el de sus predecesores en el cargo.

A juzgar por los hechos, ahora la crisis parece haber tomado una prórroga de temporalidad ilimitada, ante el agravante de la contracción del mercado interno y la disminución de las exportaciones; factores que sumados a la consumación de los peores presagios que pudieran aventurarse sobre la presión especulativa de los mercados y a la caída del 0,4% del PIB, han supuesto que España técnicamente haya entrado en recesión.

Pero a pesar de todo, los asiduos de la Moncloa parecen no querer asumir que no saldremos del atolladero manteniendo la inadmisible decisión de tomar como propias las políticas impuestas por quien goza de una realidad socio económica, que por positiva, difiere en lo sustancial de la limitación de nuestra posición específica.

Pensar que a la emperatriz Merkel le preocupa lo más mínimo la salud económica de España, es igual que pensar que la prima de riesgo no es un sobreprecio de la compra de deuda, sino una parienta que tenemos en Alemania.

Muy al contrario, nuestras políticas de reactivación han de orientarse por flexibilizar en la temporalidad la amortización de la deuda a fin de disponer de los medios y plazos necesarios para afrontar el objetivo preferente, que necesariamente, pasa por la potenciación y fortalecimiento del tejido productivo, a través de la creación y recuperación de actividades empresariales y el ascenso de la tasa de empleo. Aspectos motrices para poner en marcha la dinamización de la actividad económica con el alza inducida de nuestro Producto Interior Bruto.

Cabe referir que a las puertas de un semestre de gobierno conservador, a excepción de la adversa reforma laboral, el ejecutivo del PP, no ha tomado una sola medida, centrada en reequilibrar los sectores productivos para recuperar y dinamizar la actividad empresarial, como tampoco, estableció alternativa alguna para activar el empleo, y todo ello, a pesar que la última encuesta de población activa , sitúa al paro en 5.639.500 afectados, es decir , la tasa más alta de Europa con el 24,44%, al igual que lo es el paro juvenil, que alcanza el 51%. Habiendo de añadirse a ello, el cierre de 178500 empresas y comercios, como igualmente el incremento de los ERE en un 54,8%. Este es el otro hándicap, caracterizado por una constante de quiebras empresariales y más desempleo, que vienen a contraer aún mas la decaída estructura productiva.

Pensar que el dilema entre crecimiento y déficit no tiene sentido, es decidir solventar la crisis esperando que obre el milagro y surtan efecto las políticas impuestas por la canciller alemana, y refrendadas incomprensiblemente por el presidente Rajoy. Máxime cuando tal criterio es rechazado por la propia oposición del país sajón, que razonablemente, condiciona su apoyo al pacto fiscal, a la inclusión complementaria de un impuesto a las transacciones financieras y un programa de crecimiento y empleo.

Tan solo a un presidente de gobierno corto de luces, se le ocurre, acoplarse a realidades ajenas y comportarse como el subordinado cónsul de un protectorado germánico, despistando el hecho, que fue la intransigencia de la metrópoli quien impuso su arrogante jerarquía, evitando que el Banco Central Europeo, pudiese financiar directamente a los estados, práctica que amparó los excesos de los mercados especulativos, que en síntesis, fue el verdadero factor desencadenante de la actual crisis del euro.

Mientras se mantenga la servidumbre foránea con renuncia al propio fuero; mientras no sea la cárcel la única disuasión a los delitos financieros, el gobierno del PP logrará sin duda arruinar el país, pero lo que no conseguirá, será resolver la crisis económica, por más que la nueva capital de España sea Berlín.

Xosemanuel Galdo-Fonte

Si te gustó comparte con un clic :

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting