Google UNA HAZAÑA MÁS DEL CELEBÉRRIMO YERNO DEL REY DE ESPAÑA ~ Ultimas noticias press

mayo 04, 2012

UNA HAZAÑA MÁS DEL CELEBÉRRIMO YERNO DEL REY DE ESPAÑA

Las pruebas presentadas por Diego Torres, y no sólo el hecho de que Urdangarín tiene garantizado el ingreso en la cárcel –los delitos de que está acusado por el juez superan con mucho los dos años de prisión- es lo que ha hecho pensar –obviamente no sólo a él- en la componenda a que invita a su ex socio. Éste amenaza con disponer de más pruebas que presentará, las cuales involucran no sólo a la infanta, también a su padre el Rey. Ello es lo que ha generado esta salida del encausado que siente pavor a la declaración de Torres el día 20 de mayo. El miedo y el peligro no se halla solamente en Urdangarín, motivo por el cual se pretende que el Caso Babel quede en agua de borrajas; de continuarse la causa se va a presentar muy difícil, máxime ahora con las pruebas que tiene el ex socio, no involucrar a la infanta.

Según él, la infanta y el rey les ayudaron en sus negocios. Lo ha dejado patente  en las aludidas pruebas presentadas al juez instructor. Estas pruebas y las que se reserva, involucrando a padre e hija, no ya a Urdangarín cuyo trinque es evidente, es –repito- lo que ha saltado la alarma. Estando ingresado el rey en el hospital, en pleno escándalo por él dado, se publicaron unos correos electrónicos de Iñaki Urdangarín que dejaban claro que don Juan Carlos hizo gestiones ante Francisco Camps para favorecer los negocios de su yerno e hija, negocios en que les prestaba su  ayuda aun estando éstos en EE.UU. El juez, obviamente, viene tratando de no involucrar a la Casa Real, y así a la infanta Cristina no la ha citado ni a declarar. Tampoco a Revenga.    

Ahora habiendo salido a la palestra el rey, es de temer que tanto la Fiscalía como el juez opten por aceptar la propuesta que les hace el yerno del rey para evitarse la cárcel y ser, velis nolis, quieras o no, juzgada también su mujer. Estoy de acuerdo con Jorquera (BNS) en que la maniobra de Urdangarín y Diego Torres, que ahora nos deja estupefactos, “no evite” que se siga investigando la conducta de estos dos individuos “salpique a quien salpique”. Sostengo yo, y creo es opinión unánime, que es de justicia que devuelvan TODO lo robado y vayan a la cárcel, aunque luego le indulten. Claro que le indultarían, sobre todo si continúa la monarquía. De no verificarse así, la Familia Real vencería pero no convencería y quedaría más dañada de lo que está.

Al respecto opina –Público.es “De Chuches. Y cuche Urdangarín”- que si el pacto va para adelante y Urdangarín se libra de ir a prisión, en el supuesto de que le condenasen si se celebra el juicio, pagando el tercio de la cantidad obtenida irregularmente, el escándalo y el rechazo social están servidos. […]  Y finalmente, la figura del Rey se vería, verá, gravemente afectada por el correo electrónico que el ex socio de Urdangarín aportó al Juzgado y en el que el yerno confirmaba que el Rey había influido…. Etcétera. La Caída en picado del ficticio duque –ya expliqué en otro artículo que legalmente no lo es, se le llama por gentileza a la corona- y con telón de fondo de auténtico ridículo, está a la vista: Cuando fue al Juzgado de Palma para prestar declaración expuso a los periodistas en su inmediación concentrados, que acudía a defender su honor. E igualmente emitió otras lindezas. No era culpable entonces, no obstante ahora desea declararse culpable. Es por o para salvar el ir a la cárcel, cuyo “honor” tiene ganado habida la circunstancia de los delitos que el juez le imputa: malversación de caudales públicos, prevaricación, fraude y falsedad documental. ¡Vaya pieza, demasiado honor!

Podemos leer –elEconomista.es- esta afirmación de Cayo Lara: … habrá que calificar a la justicia de “esperpento” si llegara a aun acuerdo con Iñaki Urdangarín y su socio Diego Torres. Es evidente que no se debe llegar; como bien dice, para que la justicia sea igual para todos, estos encausados “la tienen que pagar igual que el resto de los ciudadanos”. Por su parte Tomás Gómez ha manifestado que uno de los valores del republicanismo cívico es el sometimiento de todos los ciudadanos a la ley, incluido Iñaki Urdangarín. ¡Cuán lejos estaba este real familiar de entenderlo así! Incluso su esposa la infanta Cristina debió pensar que ellos estaban por encima de la ley. Entre tal errónea idea y la opacidad que vino imponiendo la Familia Real, moverse en terreno de nadie, se ha llegado a lo que estamos viendo y padeciendo. La Casa Real, ¡nada! Vida privada –exclamada en su programa Federico Jiménez Losantos-. Pero cómo va a ser privado lo que hace el jefe del Estado y su señora. Habla la Casa Real de veraneos privados. Ya es un disparate decir mi vida privada. ¿Cómo vais a tener vida privada si es del dinero público del que vivís desde que nacéis hasta que morís. Pero cómo vais a tener vida privada? Ninguna.

Ahora la fiscalía exige a Urdangarín que revele dónde escondió el dinero; leemos y oímos por doquier -cadenas y emisoras- que el duque de Palma y Diego Torres se exponen al pago de cuatro millones por responsabilidad civil. También se dice que los dos ex socios habrán de saldar cuentas con Hacienda para eludir el fraude fiscal. Esperemos que el fiscal y el juez, a quienes Urdangarín dio tanto sinsabor, estén por no dejarse vencer, ya que evidentemente ni Torres ni Urdangarín les van convencer de nada que no sea sus irregularidades. O su buen nombre por lo que al “duque” afecta, por muy de la Familia Real que sea. Lo que es de prever es que continuará manifestándose con engreimiento de ser miembro de la realeza.  Cuando se tiene tan mala cabeza y te pillan en lo que a él le han pillado, no se puede ser altivo. Serlo es visible necedad.

La opinión pública está abiertamente y bastante mayoritariamente contra la monarquía y de una manera general contra el proceder de sus miembros, tanto antaño como hogaño ante la crisis. En ésta le ha sido exteriorizado al mismísimo monarca por ausentarse, física y moralmente, en fechas negras para España. La reina no reduce sus internacionales viajes –Europa cuando no América- semanales, o casi, y que no son precisamente viajes por imperativo político sino para estar con su familia. Problema matrimonial tenía también la reina Victoria Eugenia Battenberg, esposa de Alfonso XIII, y no por ello se iba semanalmente –lejos de ello no salía de España- a Inglaterra. Hay que tener, cuando menos, una aparente solidaridad con la desgracia del país que les tiene “como reyes”. La reina que no inspira simpatía, porque carece de la misma, es distante aunque a veces haya hecho “teatro”, es la única persona de la familia que no ha realizado cosa que haya contrariado visiblemente a la ciudadanía, pero ahora sus viajes a Washintong para ver al matrimonio que está en el punto de mira por sus hazañas nada ilustres, ciertamente no pueden ser más contrarias a su papel de reina. Y ella, según tiene manifestado, quiere morir siendo reina. Se entiende que no destronada.

Como a cada hora se da una noticia sobre Urdangarín, en la última su abogado, Mario Pascual Vives, niega haber tenido contacto de ningún tipo con la Fiscalía. Lo cierto es -podemos leer- que La Fiscalía suspende la reunión prevista con los abogados de Urdangarín y Torres”, reunión que se iba a celebrar esta semana. ¿Por qué lo niega el Sr. Pascual Vives? Déjese la mentira para su ducal y real cliente. El Gobierno manifiesta que se investigará hasta el final. Sí, es inevitable, no se puede seguir decentemente otro camino. En fin, claro queda que no se va a seguir el deseo de Urdangarín: evadirse de la Justicia, burlar la ley. Con gran satisfacción podemos leer que “el ministro español de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, subrayó hoy que la Fiscalía investigará todos los hechos relacionados con el sumario en el que está implicado Iñaki Urdangarín, yerno del rey Juan Carlos”. Y dejó claro que el Gobierno no ha dado instrucciones que limiten la autonomía de los fiscales.

Muy bien, así se procede rectamente. Creyó otrora el señalado –señalado por oprobio, que no por insigne- y famoso, en sentido peyorativo, marido de la infanta Cristina que por ser tal podía impunemente hacer fechorías, y para colmo sirviéndose de la corona, que no sería descubierto y, de serlo, en todo caso ni el Gobierno ni la Justicia podía actuar contra él, era inmune. ¡Vamos, qué tontería! Ya es para salir de tal delirio, ha de ver, entender ya de una vez por todas, que no le es fácil, ni mucho menos, por Familia Real que sean, zafarse de la Justicia, de ser condenado por sus delitos.

Es axiomático, asimismo, que su depravada conducta implica un golpe mortal para el régimen, ya de por sí caduco por anacrónico, obsoleto, de la monarquía en España, aparte de otros fallos de los demás –las ya apuntadas torpezas de doña Sofía apoyando a su yerno y a su hija-, tal como los inadecuados matrimonios de los hijos, contrarios, como no podía ser por menos, a la voluntad del rey y, sin embargo, con el beneplácito de la reina. El del príncipe –ya lo dije en otro escrito-, como es  notorio, imponiéndole a su padre la aceptación, situándole en la disyuntiva de aceptar a Letizia o perderle como sucesor. Le ganó el pulso, pero… ¿van a reinar? No se va, precisamente, en esta dirección. Ni en España ni en el mundo; desaparecerán las monarquías como desaparecieron antiguas civilizaciones. 

Por: MANUEL LÓPEZ PERALTA                       

Si te gustó comparte con un clic :

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting