Google BENEFICIO DE INVENTARIO ~ Ultimas noticias press

julio 07, 2012

BENEFICIO DE INVENTARIO

Nuestro sistema político sufre una metamorfosis degenerativa sin precedentes, prueba de ello, es la anacrónica convivencia, entre una sociedad de arraigados hábitos democráticos, y unos engreídos representantes, prosélitos por la instauración de prácticas totalitarias.
Si democrático no fue que el gobierno nazi después de ser elegido en las urnas tomase determinaciones contrarias a la razón de su triunfo, estableciendo un sistema policial para eliminar desde el poder todo atisbo de democracia; tampoco es democrático, que el PP amparado en los resultados electorales alcanzados, una vez instalado en el gobierno, se desdiga de todo aquello que electoralmente había comprometido mantener, apostando por la defensa de lo inverso.

El fraude de la democracia

Todas las comparaciones son odiosas, pero cuando hemos de tirar de la Alemania del Tercer Reich, para localizar contrastes de equivalencia, mal asunto, pues tal circunstancia solo puede indicar que el actual panorama político mantiene analogía de comportamiento con los sucesos que dieron pie al peor ciclo de los anales de la historia europea.

Con todo, lo mas grave de esta concurrencia, es que en su implícito se cuestiona la propia esencia del Estado de Derecho, suceso que ocurre cuando a través del fraude, se destina el capital electoral cosechado, para la consecución de fines políticos distintos a los que validaron la razón de su otorgamiento.

Tan grave apropiación es factor determinante para sentenciar sin paliativos, que actualmente, el hecho de mediar el sufragio universal como cauce de acceso al ejercicio político, no presupone para nada, que tal figura, sea el aval que garantice la fortaleza democrática.

Nuestro sistema político sufre una metamorfosis degenerativa sin precedentes, prueba de ello, es la anacrónica convivencia, entre una sociedad de arraigados hábitos democráticos, y unos engreídos representantes, prosélitos por la instauración de prácticas totalitarias. Si toda democracia debe sustentar su origen en la igualdad de condiciones, y ese principio no es acatado por quienes se arrogan el poder de representación. ¿Qué sentido tiene la soberanía popular?, cuando el bipartidismo político alternativo antepone las exigencias de los mercados sobre el cumplimiento de su contraído electoral.

Por mas ritual de confrontación parlamentaria que se establezca para regocijo de seducidos acólitos , la sociedad civil no debiera desconocer que actualmente el sistema democrático tiene una herida letal, motivada por la merma de legitimidad que provoca el incremento exponencial de las desigualdades. Así, mientras se pronuncia la traslación de amplios sectores de la población hacia el abismo de la marginación, los referentes políticos, sin complejo, blindan como derechos los privilegios que auto adjudican por la condición de su estatus.

Y claro de esos lodos vienen estos barrizales, y así ocurre que cuando el político de turno abandona su actividad como tal, desde su singular interpretación democrática, se atribuye el derecho de prórroga de sus malentendidas prerrogativas, es decir, lo hace consciente de seguir disponiendo de patente de corso, para mantener su influencia y continuar dando rienda suelta a la satisfacción de sus ambiciones, ya sea como consejeros de empresas energéticas tirando del régimen tarifario para su lucro, o metidos a banqueros para acabar su gestión con la quiebra y el saqueo de las entidades.

Esta es la democracia del mangoneo, donde se prodiga la impunidad como la peor de las injusticias. En este ámbito, el delito no tiene culpables, aquí en un ejercicio de despropósito los encargados de evitar las tropelías mantienen connivencia con los sujetos causantes, y a pesar de la contundencia de los hechos y la magnitud del perjuicio generado, los partidos políticos de pertenencia no reparan en proclamar la inocencia de sus afines.

Estas descabelladas actitudes vienen precedidas de un rechazo a la investigación política de los hechos, o a la limitación de su alcance inspector por la mayoría del arco parlamentario, que en un ejercicio de "democracia orgánica", intentaron impedir la transparencia que demandaba la gravedad de los hechos.

Intentona frustrada por la Justicia, quien indirectamente, retiró el camuflaje político al admitir a trámite la querella interpuesta contra ex consejeros de Bankia, destapando con ello la verdadera clave del ocultismo, que no era otra, que poner al descubierto la implicación política de destacados miembros del PP, PSOE, IU, como igualmente del los sindicatos CCOO y UGT, por su activa colaboración en un fraude con graves repercusiones para el país y sus ciudadanos.

A la vista del escándalo, dejando a salvo la presunción de inocencia, a quienes alternativamente le corresponda tomar herencia de esta democracia, es condición "sine qua non", que lo hagan, acogiéndose a beneficio de inventario.

Xosemanuel  Galdo-Fonte

Si te gustó comparte con un clic :

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting