Google Presidente Rajoy ajustador de cuentas ~ Ultimas noticias press

julio 10, 2012

Presidente Rajoy ajustador de cuentas

Pero Rajoy se está equivocando y haciendo enorme daño, mientras, por otra parte, como dice la canción, de lo dicho no ha na. Dijo: Voy a meter la tijera a todo, salvo sanidad y educación. – Yo no voy a hacer el copago. Asimismo otras promesas.


Doy por hecho que no padece de Alzheimer, entonces ¿Por qué no cumple lo prometido en su ajuste de cuentas?

Del dicho al hecho va mucho trecho, que dice el refrán, y no se debe confiar en las promesas, como recomienda Don Quijote a Sancho cuando éste decide dedicarse a la ociosidad. Es mucho más recomendable cuando se trata de promesas de políticos en campaña de Elecciones generales. A usted si que había que “ajustarle las cuentas” bajo el significado de esta expresión, o sea, “decirle a alguien algo que es justo y necesario decirle”. En un diccionario de dichos y refranes encontramos que tal dicho viene a ser sinónimo de “poner las cosas en su sitio”. <<No me gusta el comportamiento que estás teniendo; voy a tener que ajustarte las cuentas>>. Y aunque no te des por enterado, te las están ajustando. Entérese de que no puede actuar omnímodamente a su voluntad y sin responsabilizarse de lo que dijo. Parto de que no ha soñado ser rey absoluto o dictador. Si lo ha soñado, no haga caso, no es así.

Petición unánime de cuentas con sentido realista. 
Si anda mejor de intelecto que de conciencia, tiene que pensar forzosamente que las cuentas pertinentes son otras. Con las que hace sólo consigue llevar a la mendicidad a unos, y a otros a la pobreza. Sólo el potentado podrá sufrir sus recortes sin fin, que siendo iguales para las grandes fortunas que para clases medias y los débiles ya son tremendamente injustos por este hecho. Es una arbitrariedad que la ciudadanía haya de pagar lo vidrios rotos de las deficiencias de gobiernos, de irregularidades de políticos y de tanta lacra o vicios, tanta corrupción, que los gobernantes debieron frenar. A propósito, ¿Por qué dijo usted en su día, estamos contigo Camps? Y ya ve lo que resultó del ex presidente de la Comunidad valenciana. Craso error, como también ser débil con los acusados de corruptos. Hay que perseguirlos, descubrirlos y acto seguido denunciarlos a la Justicia.

Propósito de enmienda.
Deje de empecinarse, Sr. Rajoy, en querer solucionar la crisis a base de recortes al ciudadano, o principalmente en este camino tan secundario, casi un camino de cabras, camine por las grandes vías y por el real de la feria. De esta manera le saldrían las cuentas; atienda a todo un pueblo que se lo está exponiendo, incluidos sus mismos votantes muchos de los cuales en este medio año que lleva en el poder se quedaron sin pan y sin techo. Lea en el Quijote la carta que el caballero escribe a Sancho cuando es gobernador de la ínsula Barataria y grábese estas líneas:

Para ganar la voluntad del pueblo que gobiernas, entre otras, has de hacer dos cosas; la una, ser bien criado con todos, aunque esto ya otra vez te lo he dicho, y la otra procurar la abundancia de los mantenimientos, que no hay cosa que más fatigue el corazón de los pobres, que el hambre y la carestía. […] Sé padre de las virtudes y padrastro de los vicios.

Vicio es el despilfarro, ¿lo combate Sr. Rajoy? Está en sus promesas, pero hasta la fecha no ha dado un paso eficaz y despilfarro continúa habiendo. Hable con Mario Conde, que como ex banquero mucho sabe de “cuentas corrientes” y no corrientes, cómo se nivela la economía para después superarla; con lo que está haciendo no es que sabemos salir de la pobreza, sino que se está aumentando, parece ser que gobierna sólo para los potentados, así como que tampoco quiere escuchar a nadie. No se debe ser de ideas fijas como persona, y no se puede como gobernante (honesto), que ya digo no es rey absolutista ni dictador.

Las Autonomías una carga insostenible.
Por corroborarlo con palabras del citado Sr. Conde, tan conocido en el programa Intereconomía, las transcribo:

-          El Estado de las autonomías que hemos fabricado ha sido un error. La descentralización política sin lealtad constitucional es un dislate. Y eso es lo que ha sucedido. Teníamos la experiencia en momentos anteriores de nuestra historia, pero no se quiso atender a ella. Y ya vemos dónde estamos. 
-          Pero por lo menos la crisis ha servido para una cosa importante: para que nos demos cuenta de que, consideraciones de otro orden aparte, el modelo de Estado actual es sencillamente insostenible por ineficiente, por extremadamente caro, porque no podemos pagarlo.
-          Si se necesita consumir muchas energías en demostrar lo que digo, es que se parte de plataformas mentales en las que las razones se sustituyen por las emociones. Los números son terriblemente elocuentes. No se trata sólo de que carece del menos sentido político, estratégico, lógico, histórico y lo que se quiera este proceso de deconstrucción en el que nos hemos embarcado. Es que, además, no podemos sostenerlo. No tenemos dinero para ello.  Sacrificamos demasiadas cosas importantes en el altar de unos gastos inconcebibles por innecesarios. No podemos dejar de pagar a nuestros pensionistas o reducirles su pensión  mientras dispensamos sin sentido gastos en financiar un modelo jurídico-político que camina contra el sentido común y la lógica más elemental.

La Monarquía otra carga insostenible.
Y otro descomunal, ineficiente, también inconcebible por innecesario, gasto es el de monarquía, que para más INRI no ha sido elegida por el pueblo, sino pasada de contrabando político y que no es plato de gusto sobre todo en la dos últimas generaciones, menos resignadas a que haya un régimen que no ha votado el pueblo. Se desea, y es de cajón, que se convoquen Elecciones: Monarquía o República. ¡Y a todo esto el príncipe Felipe pretendiendo colarse de rondón! No cabría mayor escarnio, burla, afrenta a los españoles. Aquella fue por un dictador, pero ahora… ¿Por qué no se recorta de la cantidad global que el Rey recibe de los Presupuestos del Estado para el sostenimiento de su familia y casa bastante más del 2%? También, por supuesto, de lo mucho más que cuesta a los españoles y que se encuentra cargado a distintos Ministerios. Se ha dado a conocer la cifra de 561.654.350 euros –Amadeo Martínez Inglés ha presentado todas las partidas-; pues bien, a ésta totalidad que se aplique no ya el tal 2%, un porcentaje bastante más elevado y en constante aumento, que es lo que el Gobierno hace al ciudadano corriente. Esto sería más eficaz, lógico y humano que subir el pan al que mucho trabajo le cuesta adquirirle. 

No votó el pueblo al PP para que le esquilmara.
No se puede exponer el dicho de que hemos salido de Málaga y entrado en Malagón, porque en Malagón ya estábamos. Estábamos y continuamos estándolo. ¿Hay posibilidad de salir, de mejorar? No puede haberla cuando se va de mal en peor; no ha habido gobierno que haya decepcionado tan rápidamente. Quo vadis Rajoy, ¿dónde vas Rajoy? De momento, consciente o inconscientemente, se adapta al neoliberalismo: favorecer al gran capital. En el orden económico no es justo medir a todos por el mismo rasero, hay que diferenciar dentro de la escala económica. Es inconcebible que el Gobierno trate por igual a un mileurista que, por ejemplo, a Emilio Botín.

Cambio de rumbo económico se le reclama al PP hoy en el poder.
Un presidente de Gobierno con sus ministros está al servicio de la sociedad, no para hacer que ésta esté al suyo, para hacer sin más ni más, o sea, sin reparo ni consideración, precipitadamente,  lo que le dé la real gana, descantándose visiblemente por unos sectores en tremendo perjuicio de otros. Dé usted, presidente, tijeretazo a las diputaciones; suprima lo innecesario y muy costoso. Reduzca la exagerada plantilla de políticos, modifique la absurda estructura política existente. Y deje de agobiar al ciudadano común, siga la conducta humanitaria, ya dicha, que recomendó Don Quijote al gobernador de la ínsula Barataria, no cause hambre al pobre –tampoco le quite las medicinas-, considere que el destino ya le hizo bastante recorte. Hemos de ser conscientes de nuestros actos, que no se dé el hecho ocurrido a la esposa del celebérrimo, en el mal sentido, Urdangarín, la infanta Cristina de Borbón, que no fue consciente de que pasaron de la noche a la mañana a tener una hacienda no podían soñar. Para colmo no fue consciente de lo que firmaba. La Política para que sea buena requiere hombres íntegros y sensibles a la pobreza material de la persona.

MANUEL LÓPEZ PERALTA          

      
   
                    
 
          

      

Si te gustó comparte con un clic :

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting