Google Mentira y corrupción política ~ Ultimas noticias press

septiembre 07, 2012

Mentira y corrupción política

Mentira y corrupción política.


La malintencionada mentira ha servido para conquistar el poder y, ya dentro de él, se continuó practicándola para la corrupción. El poder más peligroso –Gonzalo Torrente Ballester ha dicho- es el del que manda pero no gobierna. Sin duda. Del que manda mal, y ello no es gobernar sino desgobernar. Rajoy ganó la Elecciones generales a base de mentir, y hoy, ya presidente, para justificar su falsía, se llama a engaño: él no sabía lo que se iba a encontrar.

No cabe más absurda mentira. ¡Claro, como el inocente no estaba metido en la política! Acostumbrados estamos a verlos salir por peteneras. Su osadía es tremenda, de la misma magnitud que la indignación y repulsa de la ciudadanía hacia Rajoy que entre los presidentes es hasta aquí el que ha batido el récord de la mentira. Pero los políticos, mostrando irresponsabilidad, hacen oídos sordos a las críticas que se les haga, y, por otra parte, ignoran, o afectan ignorar, que están al servicio del ciudadano –del que le votó y del que no le votó-, que es el que les paga, no ellos a él.

Causa vergüenza ajena oír hablar de la conducta de los políticos, por lo que de vituperable tiene.

Aludo, aquí y ahora, a los que han venido gobernado España a lo largo de la monarquía de Juan Carlos I, los correspondientes a los consabidos dos partidos que vienen turnándose –PSOE y PP- y que nos recuerdan el Pacto de El Pardo a la muerte de Alfonso XII entre Cánovas y Sagasta, el primero dirigiendo el Partido Conservador, y el segundo el Partido Liberal. Ambos eran los partidos turnantes; el pueblo se percató del juego político y los llamó “los partidos tunantes”. Ni Antonio Cánovas del Castillo, abogado e historiador, ni Práxedes Mateo Sagasta, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, fueron políticos corruptos, no pasaron de tunantes, que al fin y al cabo lo de ser taimado es, en el mejor sentido, necesario para la política, la diplomacia.

Insoportable mentira y corrupción actual.


En el reino creado por el dictador Franco la política encierra un engaño muy pernicioso, de manera principal con Zapatero y Rajoy como pone de relieve, en cuanto lo que está a la vista, el número espeluznante de parados que dejó el Gobierno anterior y que el actual ha aumentado de gran manera en el poco más de medio año que tomó el mando. Por si fuera que no se ha frenado el paro lo más mínimo, se deja sin servicio sanitario a unos y se dificulta a todos los ciudadanos. Más… “buen gobernar” aún: se crea el desahucio exprés a fin de que, humanitariamente, el que no tiene trabajo y, por ende, no puede pagar el alquiler de vivienda, o la hipoteca, se vea en la calle lo antes posible. ¡Menos mal que Rajoy no se dedica a la creación de la moda, porque con sus modas!... De la funesta política que estamos padeciendo, atentatoria para la salud, el trabajo y la vivienda, a la vez que esquilma a las clases modestas y medias, he escrito bastante. ¿Quién ante la demolición que está realizado Rajoy no ha elevado su grito al cielo? Lástima que sea la clásica voz del que clama en el desierto. Tal su… atención al cliente. Y él que –relata refero, refiero lo que he oído- no deja de tenerlos en un pueblo donde tiene su oficina de registrador. Si así fuera, tendría un tercer ingreso laboral tras su paga de jefe del PP y presidente del Gobierno. Bueno, esta acumulación de pagas del Estado es el plato del día entre bastantes políticos independientemente de su entidad. Y eso que no se encuentran por encima de la ley como la Constitución y el Código Penal sitúa al rey.

¿Qué puede hacer la sociedad?

Pues sencillamente defenderse. No se trata de Proletarios de todo el mundo, uníos, no es esta la cuestión, más bien parafraseando el Oriamendi pudiéramos decir: lucharemos todos juntos,/ todos juntos en unión, / defendiendo la bandera, etcétera. Aquí la bandera es la de evitar el atropello. Y el cueste lo que cueste, no es la imposición de tal o cual rey, sino además de corregir que el ciudadano sea supeditado al capital y al mercado, tratar de que el Gobierno empiece a combatir con mano dura la corrupción, nada de permisividad, tolerancia cero. No se molestó en ello demasiado, que digamos, Zapatero ni se molesta Rajoy, antes bien –bien mal, por supuesto- se pusieron de acuerdo, se dice, para salvar de las garras de la Justicia a un banquero. La corrupción económica se extiende a toda la escala social, pero prioritariamente, con gran diferencia, a banqueros, políticos y empresarios.

La interferencia de un ministro para evadir de la Justicia a un corrupto es de lo más repulsivo que puede tener la política. El Poder Judicial tenía que estar verdaderamente separado del Ejecutivo.

¿A dónde miran los políticos, a quiénes oyen?

Causa vergüenza ajena la ceguera y sordera que hay en la inmensa mayoría de los gobernantes desde el presidente, ministros y políticos de segunda a los de última fila. Lamento que no oyeran el programa de Federico Jiménez Losantos de reinicio de temporada en el que, entre otras opiniones, manifestó:
Los partidos políticos nunca han tenido tanto poder en España. Los dos grandes partidos políticos mandan en la Justicia, mandan en la economía, mandan en los impuestos,mandan en lo público, fisgonean en lo privado, mangonean en los medios, roban lo que quieren, no pagan nunca, y encima nos dan lecciones de ética. […] Lo estás haciendo muy mal, parecía imposible estropear la situación económica después de Zapatero y lo has conseguido, Mariano, 800.000 parados más este año y seguimos en la ruina. […] La casta política mantiene gracias a ti todos sus privilegios, mientras la nación se va al garete.

Por supuesto que alguno del Gobierno lo ha oído pero, como suele decirse, por un oído le entra y por otro le sale, nada se le quedó en el cerebro.

Se creen poderlo todo.

De cómo a un político, aunque sea de escala menor, le agrada mentir, incluso llevando la contraria a tontas y a locas de la verdad de un hecho histórico, tendré que hablar no tardando. Será con referencia al tema de mi artículo anterior, es decir, sobre el falso sepulcro de Blanca I de Navarra. Ello habla de prepotencia, de ignorancia, de la voluntad de arrogarse falsos hechos memorables.
MANUEL LÓPEZ PERALTA


Si te gustó comparte con un clic :

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting