Google La violencia de Rajoy y su gobierno ~ Ultimas noticias press

septiembre 30, 2012

La violencia de Rajoy y su gobierno

El presente gobierno viene ejerciendo la coacción desde que entró en funciones, ¡y qué función la que esta representando!


Es una tragedia para reír o sainete para llorar. (Ramón de la Cruz). A los crímenes morales que está cometiendo se cree autorizado, pensando cerrilmente que a la ciudadanía no tiene otro camino que acatarlo, porque si se rebela y lanza a la calle serán anulados por la policía.

Ni que decir tiene que tal criterio es de suma arbitrariedad y opuesto a la democracia, así como que encierra enorme violencia: la de imponerle por la razón de la fuerza la tortura al ciudadano, siendo imposible por la fuerza de la razón, de la que carecen por completo Rajoy y su Gobierno. ¿Acaso no es machacar a la clase media y destruir en el acto la más humilde la política económica que sigue? Es evidente que sí. La política de este Gobierno es ante todo violencia. Ésta –lo dije el otro día y lo repito hoy, nunca se repetirá lo bastante ante la obstinación de ellos a someter a la sociedad- no es en un principio de la ciudadanía, la violencia radica en el Gobierno con sus decisiones.


La violencia y la coacción al pueblo por encima de la democracia y la justicia social

La violencia de los Presupuestos.

De éstos se deduce tanta torpeza como violencia; se esquilma, exprime más al ciudadano, mientras los gastos de la casta política quedan intactos. ¡Ya es violencia! Ya lo es, evidentemente, en la acepción de “dar interpretación o sentido violento a lo dicho o escrito” (DAE).

Muy violento hay que ser para crear estos Presupuestos tan irracionales, tan injustos. Ello es irrefutable, y que no nos vengan con milongas, camelos. No hay sino violencia, violencia y violencia en el Gobierno que hoy tenemos y que apenas ocupó el poder defraudó a sus votantes, no en el angustiado españolito. ¿Se echa a la calle o le echan a la calle? Pues lo uno y lo otro; el que no lo está ya, se ve a corto plazo en el paro, en la calle, que no, ciertamente, fumando un puro por la Quinta Avenida de Nueva York.

Violencia es en una democracia las determinaciones, tan caprichosas como inútiles, que sin someter a la opinión pública toma Rajoy.

Mordaza a la sociedad civil.

El que se le haga pagar el pato, los vidrios rotos que rompieron otros, ya es por sí mismo gran violencia, pero si además se pretende imponer al ciudadano la aceptación sin rechistar de draconianas medidas que adopte el Gobierno con ínfulas absolutistas, esto es una violencia que clama al cielo.

A lo que parece no se ha enterado Mariano Rajoy que es presidente de una democracia, aun cuando en realidad ésta sea bastante deficiente. Da la impresión de que, por el contrario de avanzar en democracia, retrocedemos a la dictadura franquista con aquellos guardias de uniforme gris que denominaron Policía Armada a los que el régimen concedía mucha prepotencia, porque venían a ser sus custodios. Después, por supuesto, de la policía secreta, de la Brigada Político Social, las checas. En fin, todo el entramado inherente a las dictaduras de la índole que sean.

 El filósofo alemán Max Stirner dijo que “el Estado tiene su propia ley de violencia, pero la del individuo la llama crimen”. Mucho se ha cambiado en justicia social del siglo XIX a nuestros días, aunque también es cierto que no falta quienes pretenden –a beneficio suyo y con avaricia despiadada- que se eche marcha atrás, anular la eficacia de las victorias conseguidas en este terreno.

¿Qué se propone Rajoy?

De positivo nada. Él está entregado a lo suyo, y ya sabemos en qué fija su interés en política. Los españoles, a excepción de los políticos, le importamos un bledo; su “reinado” está siendo y no va a dejar de ser el de la violencia por excelencia –a ver si tenemos la suerte de que no cumpla en él los cuatro años-, continuará ejerciéndola y, consecuentemente, incrementará la crispación. ¿Cómo no ha de irritarse, exasperarse, el ciudadano sufriendo la destrucción a que es sometido? La violencia han venido ejerciéndola los políticos desde que empezaron a generar la crisis. ¿En virtud de qué leyes? Hay que preguntárselo a Rajoy, pues supongo que no al moro Muza. Al parecer piensa el presidente y su Gobierno que pueden mandar a su arbitrio en haciendas ajenas, incluso en la cartera del prójimo. También es de religión y de ética respetar los bienes ajenos, todo bien. (Si no son como los de Urdangarín, claro es).

Violencia de los guardias alabada por el Gobierno.

En cuanto a lo sucedido ante la Cámara baja o Cámara de Diputados –más de la mitad tenían que eliminarse, en España sobran políticos y falta calidad política- se ha imputado a los manifestantes la pretensión de quebrantar una ley, pero ¿por qué no habla el Gobierno de las leyes que defienden al ciudadano y que no se tienen en cuentan? Si de los Códigos vamos al texto de la Constitución no solamente encontramos que hay artículos de protección al ciudadano que no se cumplen sino que la política habida ha hecho imposible de cumplir. En texto alguno legal no hay, desde luego, nada que justifique la violencia, proceda de donde proceda.

La violencia de los guardias en vídeos quedó como prueba eficiente. En la última ocasión y en todas; en alguna se ha llegado a ver incluso maltratar a una chica o a una mujer mayor. Ellos se hallan crecidos generalmente en que, aunque se pasen, aunque practiquen ensañamiento, les van a dar la razón sistemáticamente –por ser vos quien sois: los defensores del Gobierno-, y, aparte de esta ventaja, en que tienen los pertrechos de su equipo de defensa. Van en plan de colmeneros frente a una colmena de abejas, sólo les falta una coraza de siglos pasados para las batallas, pero llevan la protección del casco, visera, escudo a lo medieval… Si además emplean armas arrojadizas, ¿por qué extrañarse que les respondan con otras armas arrojadizas? Triste destino y oficio el de los guardias: tirar piedras contra su propio tejado. Y termino este punto y este escrito con unas palabras de Churchill:A quienes no conocen otro lenguaje que la violencia, hay que hablarles con su propio idioma”.

MANUEL LÓPEZ PERALTA



Si te gustó comparte con un clic :

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting