Google La verdad incompatible cadena Ser. Carlos Carnicero despedido de la cadena SER. ~ Ultimas noticias press

julio 19, 2011

La verdad incompatible cadena Ser. Carlos Carnicero despedido de la cadena SER.

La Verdad, incompatible con la cadena Ser, se ha  puesto de manifiesto una vez más con la despedida de Carlos Carnicero. Este periodista y buen comunicador ha sido despedido de la Cadena Ser y  con él se ha ido la verdad y la independencia informativa de "hora 25" y bueno es que se sepa y bueno es que
 conozcamos que en el  despido de un periodista posiblemente haya tenido mucho que ver el bueno de Rubalcaba, el que va a levantar España, para lo cual puede que haya empezado por cerrar bocas críticas, como la de Carlos Carnicero. Muy digno de Rubalcaba, del grupo PRISA y de la Ser, alumno aventajado cuando de poner mordazas se trata. Rubalcaba me recuerda a estos dictadores que antes de que tenga lugar acontecimientos importantes de cara al exterior, limpia y guarda a sus opositores en las celdas hasta que terminan estos acontecimientos. Rubalcaba actúa igual, pero en lugar de meter en la carcel a sus supuestos competidores, los elimina de la vida laboral, así los calla.
Antes de su marcha a Argentina, Carlos Carnicero, participó en una de sus últimas tertulias, recuerdo que compartia su simpatia con el movimiento 15-M y los acampados de Sol y les advertía que deberian aprovechar la fuerza del movimiento para tomar medidas concretas e inteligentes. Carlos  puso como ejemplo medidas contra los bancos, contra las empresas que despedian a trabajadores, ejemplo la gasolineras que no tenian empleados para repostar etc. Carlos dió en el blanco y tenía mucha razón. En un momento de su intervención, las intervenciones de Carnicero son con el corazón en la mano, en la crítica sobre los políticos dijo algo así como que habia que sacarlos a patadas del Congreso y algo más, igual de fuerte, que no recuerdo. La SER pasó inmediatamente a publicidad y a vueltas de publicidad Carlos se disculpó y aclaró que todo lo dicho era de forma simbólica. Posteriormente  a la emisión de aquel  programa de la tertulia de hora 25, he escuchado a Carlos Carnicero solo un par de veces en la SER.

Solo ha faltado la figura de Rubalcaba, que está limpiando el camino de indeseables y verdaderos demócratas para que Carlos Carnicero sea despedido de la Cadena Ser. Y es que la verdad es incompatible con la Cadena Ser y Rubalcaba es incompatible con los verdaderos demócratas.

Transcribo el artículo escrito por Carlos Carnicero en su blog "ccarnicero.com"., al que solo tengo que hacer una corrección.En la última linea de su comunicado Carlos Carnicero escribe "hay vida después de la Ser". Yo hubiera escrito "hay vida y libertad después de la Ser (claro está si no llegan las garras de Rubalcaba).

Mi despido fulminante de la SER no es el problema; es una pequeña consecuencia de un gran problema. Lo que me ocurra a mi en mi en relación con el ejercicio de mi profesión es un asunto privado. Lo que pase con la libertad de circulación de la palabra, es un asunto público.

Por cumplir mi compromiso de transparencia, citaré brevemente lo ocurrido.

Desde hace aproximadamente tres semanas, tenía una cita con el nuevo director de informativos de la Cadena Ser, Antonio Hernández Rodicio. La cita se aplazó del 7 al 18 de Julio por mi retraso en llegar a Madrid desde una estadía relativamente prolongada en Argentina. Se celebró  en una cafetería de la Gran Vía de Madrid.

Le pregunté por su familia, porque se está trasladando a Madrid. Él y yo no nos conocíamos. Fue al grano. Me dijo que lamentaba que nos conociéramos en esas circunstancias. Me dijo que la Cadena Ser, en la próxima temporada, no iba a contar conmigo. Le pregunté tranquilamente el motivo. Me dijo que iban a hacer una renovación de contertulios.

¿Después de 17 años, me echáis porque vais a hacer una renovación?


Le pregunté directamente si mi despido tenía que ver con la campaña electoral de Rubalcaba, a quien tanto quiere y tanto apoya el Grupo PRISA. “¿Cómo puedes pensar eso?”, me dijo.

Le dije a Antonio Hernández Rodicio que si no me iba a decir la verdad, no teníamos nada más que hablar. Lo que tuvieran que decir, lo dirían mis abogados.

Y así terminó la reunión sobre mi despido. Me dio tiempo a dar un sorbo de mi botella de agua mineral con gas. Eran las doce cuarenta y cinco del mediodía y hacía mucho calor en la calle.

Dos horas después almorzaba en la Gran Pulpería, en el centro de Pozuelo, con un buen amigo al que hacía mucho tiempo que no veía. Sonó el teléfono y era el móvil personal de Alfredo Pérez Rubalcaba.

El candidato socialista me informó que le había llamado el director de informativos de la SER para comunicarle la versión que yo le había verbalizado sobre mi despido. El candidato me dijo que él no había tenido nada que ver con mi salida de la SER. Y que bastantes problemas tenía ya. Me dio sus condolencias y me dijo que sabía que podía contar con él.

Le mostré mi extrañeza porque el director de informativos de la Cadena Ser le llamara para informarle de los detalles de una conversación que había tenido conmigo para despedirme.Nada más.

Ayer me tocaba tertulia en la SER por la noche. Llamé a la emisora para preguntar si había alguna alteración sobre los planes. Marçal Serrats, el productor me confirmó mi presencia en el programa.

Una hora más tarde, la misma persona me llamó para decirme que por fin no tenía que ir a la radio ayer.

Llamé a Antonio Hernández Rodicio. Le dije directamente que no podía entender su dependencia de Rubalcaba y su falta de profesionalidad para informar al candidato del PSOE y ex vicepresidente del Gobierno de los detalles de mi despido y de mis referencias hacia la persona de Rubalcaba.

No supo que decir. Balbuceó unas frases, me dijo que no le había permitido expresarse y me confirmó que ya nunca más iría a ningún programa de la SER: ni a la Ventana ni a Hora 25.

Por la noche me llamó otra vez Rubalcaba para pedirme que no hiciera pública la llamada que me había hecho a las tres y media de la tarde. He decidido que no me voy a callar nada. Me imagino que tanto Alfredo Pérez Rubalcaba como Antonio Hernández Rodicio saben como quedan retratados en este relato. No puedo hacer nada por ayudarles.

No tengo nada más que contar. Esa es la forma y el fondo en que la Cadena Ser me ha despedido después de 17 años continuos en antena.

Me acordé del primer programa de Hora 25, la primera vez que hubo una tertulia en la SER desde que era propiedad de PRISA. Fue el 4 de septiembre de 1994. Hace casi 17 años. Estuvimos Nativel Preciado, Miguel Ángel Aguilar, Carlos Mendo y yo. Dirigidos por Carlos Llamas.

Carlos Mendo y Carlos Llamas han muerto. Me enorgullece haber trabajado con ellos. Con Carlos Llamas como director de Hora 25 nunca hubieran ocurrido las cosas como sucedieron ayer. Pero ese no es el problema; la tragedia es la muerte del inolvidable Carlos Llamas.

La SER me puede despedir y seguramente tendrá sus motivos. Es sólo una anécdota ilustrativa de cómo están las cosas en España y cómo actúa una parte de la izquierda y las empresas que le son afines o cómplices.

Sólo me queda agradecer la solidaridad y amistad de cientos de personas que me la han hecho llegar a través de mi Blog, de Twitter o de llamadas personales.

No puedo dejar de citar el recuerdo que tengo del día que Augusto Delkader y Daniel Gavela me invitaron a comer en un restaurante decente de Madrid para formalizar mi compromiso con la SER en 1994. Ellos, ni su estilo, tienen nada que ver con Antonio Hernández Rodicio. Ni Ángels Barceló tiene que ver con Carlos LLamas. Son los tiempos que nos tocan vivir.

Cinco millones de españoles están en el paro. Un millón y medio de personas viven en un núcleo en donde no hay ni un sólo ingreso de trabajo. La Izquierda se desmorona y la derecha va a ganar sin despeinarse. Esa es la verdadera tragedia de España. Lo mío, una anécdota.

Hay vida después de la SER. Y. Yo voy a seguir en la brecha.

Nota del autor del blog:
ultima información  sobre censura informativa: el cabildo insular desaloja emisora esRadio de Gran Canaria

Si te gustó comparte con un clic :

5 comentarios:

narbona dijo...

Gracias por la reproducción. Es imposible hoy entrar en la página de Carnicero.

jan dijo...

Estimado autor del artículo, yo escuché la tertulia el día que relata usted y lo que provocó las disculpas de Carnicero tras la pausa fue que había llamado "estupido" por dos veces al presidente del gobierno en su intervención anterior

jan dijo...

Estimado autor del artículo, yo escuché la tertulia de la Ser el día al que se refiere y lo que provocó las disculpas de Carnicero tras la pausa fue que había llamado "estúpido" por dos veces al presidente del gobierno en su intervención anterior, cosa que había desentonado un tanto

blogger's dijo...

Jan. Gracias por la aclaración , sería como dice.
La verdad es esa, que hubo una intervención un poco fuerte y que pidió disculpas.
Gracias.

Anónimo dijo...

Y me pregunto que interés tiene Rubalcaba en cargarse a Carnicero, según el relato expuesto en este blog, las críticas de Carnicero veritdas en hora 25 van en contra de la clase política y en favor de los indignados, pero en ningún caso en contra de Rubalcaba.

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting