Google El Estado opresor y la revolución ~ Ultimas noticias press

septiembre 06, 2011

El Estado opresor y la revolución

EL ESTADO OPRESOR Y LA REVOLUCION.-El Estado es un sistema opresor de los asalariados. Los Poderes del Estado están al servicio de los mercados, de la banca y de la minoria que acapara el Poder, lo estamos sufriendo en nuestra forma de vida. Estamos asistiendo estupefactos a medidas dirigidas contra
 nuestro estado de bienestar,  que están redactadas por los propios mercados, los mismos mercados que nos han hundido en la miseria y que siguen sirviendose de un Estado corrupto y de los Poderes del Estado, para oprimir al pueblo. Da igual que sea de Izquierdas o de derechas. Hay que acabar con éste Estado y para eso es necesaria una revolución del pueblo.

Estamos asistiendo impasibles a:
1º Recortes sociales (edad de jubilación, pensiones, Pacto de Toledo)
2º Recortes a las bases democráticas: educación de pago, sanidad de pago, asistencia a los ancianos,
3º Acuerdos de la derecha e izquierda en ataques a la constitución, como alineamiento ineludible al neoliberalismo.

El Estado se ha convertido en un Poder que utiliza el engaño y las estrategias tales como el miedo al terror anarquista, el miedo al desorden y las técnicas para la manipulación de la opinión pública para afianzar el camino hacía el poder. Incluso se utiliza a los medios de comunicación mas próximos como artimañana para hacer ver que se es criticado por la prensa y TV y por tanto hay libertad de expresión, dejando claro que uno de los pilares del despotismo es la subinformación.
Bajo el capitalismo, la democracia quizás sea la mejor forma de Estado, pero a la larga el final será la esclavitud del asalariado. El Estado, en otros tiempos imparcial, ahora convertido a la doctrina neoliberal,  persigue la opresión del asalariado y su represión. Es lo que estamos viviendo en estos dias.

El Estado se ha convertido así en  la organización utilizada por la clase opresora, explotadora,  para mantener las condiciones necesarios de la produccion y para mantener por la fuerza a la clase esplotada en las condiciones de opresión determinada por la clase productora (en estos momentos actuales por los mercados).

El Estado neoliberal adquiere cada vez más la figura de simple cuidador del germen capitalista y garantizador de la paz social entre débiles y poderosos. El estado pierde su figura de redistribuidor de riqueza y legislador en pro de cubrir las necesidades sociales.

Los paises son presidios para los obreros.Las clases adineradas son cada vez más adineradas y las clases medias se ven abocadas a su desaparición. Volvemos hacia la  sociedad pura clasista en la que se distinguen dos clases fuertemente enfrentadas clases poderosas, minoritarias y clases obreras oprimidas, mayoritarias. Nos obligan a volver a viejas discusiones sobre Estado de opresión, clases opresoras y clases oprimidas.

Dice Engels "el Estado ....es un producto de la sociedad al llegar a un determinado nivel de desarrollo, posicionandose por encima de la sociedad y evita los conflictos que se convierten pugnas económicas entre los que más tienen y los que no tienen. El Estado llega a ser así el mantenedor del orden y se divorcia de la sociedad.
Según Marx el Estado es un medio de opresión de clases. Nace por la necesidad de conciliar a las clases.
Así pues, si el Estado nace como consecuencia del caracter irreconciliable de las contradicciones de clase, si el Estado está por encima de la sociedad y cada vez más se separa de ésta, el camino de la clase oprimida para alcanzar su liberación consiste en acabar con el Estado. En otras palabras la opresión de las clases que nada tienen solo puede ser eliminada mediante una revolución, en nuestros tiempos diria que una rebelión del pueblo que acabe con los poderes del Estado.

No obstante el Estado, para garantizar su permanencia y el orden público,  se nutre de una serie de hombres armados (ejército y policia), sistema judicial, organizaciones e instituciones coercitivas. Así el Estado, con la policia, el ejército, etc. divide aún más a la sociedad en grupos irreconciliables, con la creación del Poder Público.

El Poder Público de un Estado puede dar lugar al pillaje y vandalismo contra su propio pueblo y contra otros estados. Es precisamente lo que está ocurriendo, el Estado está saqueando nuestros derechos presentes y futuros, para llevarnos a situaciones de siglos pasados. Y estamos asistiendo y asintiendo como borregos.

Asimismo saquea otros paises. Esto lo estamos viendo en EE.UU., Inglaterra, Alemania, Francia, que han despertado el poder imperialista de sus gobiernos.

El Estado cuida y mima a los miembros de su poder público, para garantizar la lealtad. Así cualquier policia, cualquier funcionario detenta un mayor poder que cualquier otra figura social.

Como el Estado nació de la necesidad de tener a raya los antagonismos de clase, y como, al mismo tiempo, nació en medio del conflicto de estas clases, el Estado lo es, por regla general, de la clase más poderosa, de la clase económicamente dominante, que con ayuda de él se convierte también en la clase políticamente dominante, adquiriendo así nuevos medios para la represión y explotación de la clase oprimida ( kautsky 1912).
Hay períodos en que las clases en pugna se equilibran hasta tal punto, que el Poder del Estado adquiere momentáneamente, como aparente mediador, una cierta independencia respecto a ambas". Es la época que hemos vivido, antes de que Aznar nos vendiera a Europa. Hemos perdido maniobrabilidad fiscal y hemos perdido gran parte de nuestra soberania.

Para Engels la riqueza ejerce su poder mediante la corrupcion de los políticos y altos funcionarios y mediante la alianza del gobierno con los mercados.

Si bien podemos pensar que la mejor forma de gobierno para el capitalismo es la democracia. El Poder, banca, mercados, el capitalismo en general tiene tan afianzados sus cimientos en la democracia que ningún cambio de personas, de instituciones de partidos puede hacer mella sobre éste Poder. Bajo el capitalismo, la democracia quizás sea la mejor forma de Estado, pero a la larga el final será la esclavitud del asalariado. Creo que éste poder del capital sobre los partidos políticos, derechas o izquierdas, es al menos digno de que lo tengamos presente el próximo 20N y si somos inteligentes demos espaldas a las urnas.

El  Estado persigue la opresión del asalariado y su represión. La única forma de acabar con el Estado es la revolución ¿violenta o no?.Los menos favorecidos de la sociedad tienen que recuperar sus poderes, convertirse en clase dominante y conquistar la verdadera democracia .La clase excluida, la clase obrera tendrá un Estado dominante sobre la clase pudiente. No olvidemos que el Estado es siempre una forma de dominación, así es que antes que nos dominen dominemos. No podemos soñar como hasta ahora en una armonía de las clases, se nos ha demostrado, la armonia no existe y por tanto hemos de ir al derrocamiento de la clase dominadora.

¿Puede crearse un Estado de la clase oprimida, sin tener que destruir el actual estado burgués?

En el "Manifiesto Comunista" se resumen los resultados generales de la historia, que nos obligan a ver en el Estado un órgano de dominación de clase y nos llevan a la conclusión necesaria de que el proletariado no puede derrocar a la burguesía Poderosa si no empieza por conquistar el Poder político, si no logra la dominación política, si no transforma el Estado en el "proletariado organizado como clase dominante", y de que este Estado proletario comienza a extinguirse inmediatamente después de su triunfo,pues en una sociedad sin contradicciones de clase el Estado es innecesario e imposible. Pienso que los tiempos son otros, que el termino proletario habria que cambiarlo por el de  asalariado y que tenemos que asumir que las diferencias de clases existiran porque el hombre es un animal lleno de contradicciones, de avaricia, necesita de la distinción. Pero lo que no tenemos que asumir es que una minoria adinerada sea la opresora de una mayoria asalariada, ya sea proletaria ya sea pequeña burguesia.

Pero aquí no se plantea la cuestión de cómo deberá realizarse esta sustitución del Estado burgués por el Estado proletario, si mediante una revolución armada, si mediante la desobediencia civil, si mediante la rebeldía. Lo que si es cierto es que si la sociedad oprimida no participa en recuperar el poder que le pertenece, seguirá siendo oprimida por una minoria improductiva y cargada de avaricia.

La cuestión tambien pudiera plantearse en dos postulados:

1.- Hace falta realmente una revolución que acabe con la figura del Estado.
2.- Hay que hacer una revolución para instaurar el Estado de la clase asalariada, que domine a la clase opresora. Destruir el Estado opresor, corrupto y casado.

Por supuesto este Estado del asalariado padecerá de las imperfecciones semejantes, pero seamos sinceros, ahora los opresores no seran los mercados, no seran las elites, seremos nosotros el pueblo.

Si bien el pensamiento de Marx consiste en que la clase obrera debe destruir, romper la "máquina estatal existente" y no limitarse simplemente a apoderarse de ella. Seamos realistas y los tiempos no son los que eran, pero van camino de serlos. Vamos camino de ser una mayoria esclava sujeta a un Estado opresor al servicio de los mercados y de la élite.

Pienso que actualmente hay un camino alternativo y es recuperar y usar la máquina estatal pero acomodarla al poder de los asalariados, del pueblo y reconquistar una democracia tal como la entendemos. Pero tenemos que darnos cuenta de una vez por todas que no podemos seguir sentados delante de la TV, no podemos seguir ignorando los cambios que se producen en nuestra sociedad, hemos de recuperar lo que es nuestro y no volverlo a perder, no solo por nosotros sino por nuestros hijos, pero parece que esto no importa mucho. Debemos reflexionar cual es nuestra posición en estos cambios que se están produciendo y que cada dia nos aleja de la libertad y nos lleva a la esclavitud.

Cuando los nazis vinieron por los comunistas, me quedé callado; yo no era comunista.
Cuando encerraron a los socialdemócratas permanecí en silencio; yo no era socialdemócrata.
Cuando llegaron por los sindicalistas no dije nada; yo no era sindicalista.
Cuando vinieron por los judíos, no pronuncié palabra; yo no era judío. Cuando vinieron por mí, no quedaba nadie para decir algo.

Si te gustó comparte con un clic :

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es que la Estaban en tele cinco tira mucho. jajajaja
Todos estamos callados, protestamos en el bar, en el trabajo, pero como siempre no vamos donde teniamos que ir que es a llenar las calles.

Anónimo dijo...

Cuando los nazis vinieron por los comunistas, me quedé callado; yo no era comunista.
Cuando encerraron a los socialdemócratas permanecí en silencio; yo no era socialdemócrata.
Cuando llegaron por los sindicalistas no dije nada; yo no era sindicalista.
Cuando vinieron por los judíos, no pronuncié palabra; yo no era judío. Cuando vinieron por mí, no quedaba nadie para decir algo.

Cuanta razón tenia el puñetero

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting