Google inconformista antes que indignado ~ Ultimas noticias press

enero 17, 2012

inconformista antes que indignado




¿Recuerdan aquellos tiempos? ¡ yankis go home !, ¡ no a la OTAN !, ¡el pueblo unido jamás será vencido!. . Entonces,  por aquellos tiempos,  no teniamos twitter, facebook, blogs, la tele tenia un solo canal,   nuestras mentes estaban más claras, sabiamos lo que queriamos, defendiamos lo que considerabamos justo y peleabamos contra las injusticias, incluso nos jugábamos la vida o el pase al cuartelillo y se nos fichaba por la policia social.

No conociamos el vocablo prefabricado "indignado",simplemente no existía en nuestro vocabulario, eramos más limpios, la palabra de moda era "inconformista",   eramos los rojos, los enemigos del sistema, los luchadores,  simplemente gente de la calle, trabajadores, estudiantes, defensores del mundo, no de un nuevo mundo. Saliamos a la calle a demostrar nuestra inconformidad, corriamos  delante de los grises o de la recien estrenada policia democrática, por entonces se escapaban algunos tiros provenientes de policías incontrolados, pero eso no nos frenaba, defendiamos lo que creiamos justo.

Twiter y facebook se sustituian por asambleas, asambleas en las facultades, en las fábricas, una tarde de asambleas era más productiva que miles de twitter o mensajes de facebook que cabalgan anonimamente por la red y que mueren en el intento del despertar de conciencias. Los inconformistas a diferencia de los indignados, no necesitabamos de acampadas, ni de un programa que tiene inicio y por lo visto nunca fín. Los inconformistas saliamos a exigir justicia, a exigir a los imperialistas yankis que dejaran en paz a los pueblos, a exigir a los por entonces recien iniciados políticos de la recien estrenada democracia que se mantuvieran lejos de la OTAN.

Los novatos políticos evolucionaron y llegaron a ser menos novatos y aprendieron a engañarnos y los inconformistas pasaron a ser más sofisticados y se llamaron indignados de sangre y mente fría e inmovil y los yankis pasaron a llamarse americanos, pero las injusticias siguen siendo injusticias, los crímenes siguen llamandose a lo sumo asesinatos y el mundo ya no tiene inconformistas que lo defienda, estamos ocupados con los twitter y el facebook.

Si te gustó comparte con un clic :

2 comentarios:

REPUBLICANA dijo...

Pertenezco a la generación que creció con el franquismo, a una generación de silencios y de preguntas, a la que le obligaron a vivir con el conformismo de la corrección moral y política, impuesta por las normas de la burguesía franquista que se hacía poderosa en una postguerra, donde las ideas se redujeron a un acto de obediencia, sumisión y miedo.
Pero también pertenezco a una generación de hombres y mujeres que escaparon de la angustia, de la sombra de una muerte cargada de derrota para descubrir en algún lugar incierto de nosotros mismos la rebeldía de un futuro cargado de valentía. De nuestros abuelos y padres heredamos un patrimonio de silencio, pero también, de esperanza, de dignidad. Con ese bagaje, construido con vidas silenciadas pero nunca olvidadas, con ideas prohibidas y a veces mal aprendidas, siempre dichas en voz baja, un día quisimos cambiar el mundo e hicimos de ello una manera de vivir.
Fue una época arrolladora e insolente, transgresora de la cultura de nuestro tiempo, sin la posibilidad de debatir en la universidad, en las fábricas o en los barrios,anhelábamos la fuerza revolucionaria y liberadora de los procesos revolucionarios que se estaban asentando en Cuba, Vietnam, Argelia, Guinea Bissau o que emergían en Chile y en las vanguardias armadas de Uruguay, de Argentina e incluso de Euskal Herria.
Crecimos, sin muchas cosas.Pero nos embevíamos con las ideas de Charlie Parker, de Sartre, de Simone de Beauvoir y de poetas como Neruda y Alberti aunque sólo nos vendían lo bonito y bueno que era el sueño americano de Hollywood y el Séptimo de Caballería.
Nuestra juventud marcada por la inquietud y la curiosidad,dió paso a ese incornformismo perpetuo porque transitamos entre dos culturas aún por definir después de pasar de una dictadura prolongada a una democracia incompleta y de marcado corte neoliberal Los hijos y nietos de los que perdieron la guerra fuimos y somos el resultado natural de un desplazamiento ideológico que nos obligó a indagar, a preguntar, a descubrir la fuerza del hecho sencillo y maravilloso de pensar. De ahí a la rebelión sólo hay un paso, por eso tal vez el objetivo final de toda opresión es que no se piense, porque mientras podamos pensar, no sólo existimos, como sentenció Descartes en el siglo XVII, también podemos imaginar, soñar, crear, debatir, organizarnos, enfrentarnos, rebelarnos y luchar.
Por ello de alguna forma todos guardamos memoria de ese vivir,cuyos momentos nos obligaron a posicionarnos a la toma de decisiones a la que creo seremos ser siempre leales.
Aunque nos pille el avance tecnológico y el paso del tiempo debilite nuestro cuerpo,la energía de nuestro espíritu combativo e incorformista seguirá latente ,revitalizando nuestro intelecto al servicio del mismo ideal que lo engendró y tratar de cumplir los objetivos en la medida que podamos para la transformación de la realidad actual.
Con esa ilusión debemos trabajar y vivir.
Siempre por un mundo mejor.

justicia social dijo...

Republicana, una reflexión muy linda y salida del corazón. Desgraciadamente la sociedad, entendida como tal, ha desaparecido y los ideales se han convertido en seguir la vida de tal o cual artista, hoy se espera la nueva fase de Gran Hermano (que vi por otro comentario que debe estar preparada para empezar si no lo hizo ya), España se vuelca en el Madrid-Barça, y por la calle escuchas que Rajoy engañó a los españoles, pero que no tenia más remedio que hacerlo. Una sociedad pobre en lo espiritual más que en lo material, decadente y miserable. Hasta los que no están de acuerdo han tenido que bautizarse con el título de librito de Stéphane Hessel, porque realmente ni siquiera sienten inconformismo en sus corazones.
Se ataca y asesina a pueblos enteros, mientras España está siguiendo los bodrios televisivos, el único cabreo nacional que recuerdo fué la huelga de los controladores, ¡la gente no se podía ir de vacaciones! y todo el mundo estaba cabreado al máximo. En cambio se firma un pacto con la OTAN para meter armas nucleares y la gente reacciona tomando unas cañas en el bar con los amigos. Un desastre, vamos.

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes escribir que opinas sobre el tema. Se agradece los comentarios. Normalmente acostumbro a contestar las opiniones de los demás. Asimismo este blog es "dofollow" te ayudará a promocionar tu blog (aunque vigilo de cerca el spam).

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Free Web Hosting